30 de octubre de 2013

Ruta de Viña del Mar a Buenos Aires en bus: Mendoza en 4 horas

Mendoza, calle L.N. Alem
Como contaba en el posteo anterior, había llegado a Mendoza a una excelente hora, 15:20 horas, así que me daba tiempo para dar una vuelta por la ciudad antes de tomar el bus para Buenos Aires. Bajo del bus que me trajo desde Viña del Mar, busco mi mochila para ir a comprar el boleto. Pero primero, a cambiar los pesos chilenos que tenía por pesos argentinos. Apenas salgo con mi mochila, se me acercan dos "arbolitos" (eufemismo para vendedores informales de divisas) quienes me ofrecían 180 pesos argentinos por 10,000 pesos chilenos...se me hizo poco y fui a preguntar en las agencias de buses que van para Chile por una mejor cotización. Me fui a preguntar en la oficina de TurBus, donde el encargado me ofrece 185 pesos por 10,000 pesos chilenos...no quería caminar más, así que lo tomé. Hay que tomar en cuenta que como consecuencia del ya mencionado cepo cambiario, ha florecido un ingente mercado negro de divisas, en el caso de Mendoza, por la alta afluencia de turistas chilenos como de Estados Unidos y Europa, lo cual hace que exista una alta oferta cambiaria alternativa. Ya solucionado el tema del dinero, a ver lo del pasaje para Buenos Aires.  Me dije, "el viaje es largo, me voy en un bus cama", eso si, buscando uno de un precio digno. Fui a la oficina de Vía Bariloche-Vía Tac, en el sector del Terminal de Ómnibus de donde salen los micros (buses) que van para Salta, Jujuy, Neuquén o incluso Río Gallegos. Conseguí asiento para las 20 horas por unos 650 pesos ( 112 dólares cambio oficial, 65 dólares cambio blue), pudiendo dejar el equipaje en la oficina donde compré el boleto, ahorrándome lo del guardamaletas (fácil 30 o 40 pesos).

Mendoza: cerca del área fundacional
De ahí salgo a darme una vuelta, tomando la calle Leandro N. Alem, una calle que se llega tras caminar por el paso bajo nivel donde venden chucherías varias a precios espantosamente más caros que en Chile o Buenos Aires. Saliendo de ahí te encuentras con los restoranes económicos dedicados básicamente a la venta de cerveza (Andes, principalmente), todos ubicados a metros del Hospital Central de Mendoza. Sigo por ahí unas 3 o 4 cuadras, llegando a la avenida principal de Mendoza, la avenida San Martín, casi vacía por ser la hora de siesta (13 a 17), una vieja costumbre española que sigue vigente en la ciudad.  Tras caminar, llego a la peatonal Sarmiento, la que estaba con algo de vida comiendo en los restoranes y cafés que se encuentran allí, ya que muchos chilenos que vienen a pasar su fin de semana comen aprovechando el cambio favorable. Luego sigo hasta el final de la Sarmiento, hasta llegar a Plaza Independencia (la mayor plaza del centro de Mendoza).....en ese momento, ups, da hambre....pero no quería gastar 50 o 60 pesos para comer.....y justo me acordé de una pizzería donde comimos la última vez que fui a Mendoza..."En un lugar de la Boca" ubicada en calle Las Heras, ahí comí una porcion de pizza muzzarela más dos empanadas de carne y un vaso de Coca Cola por solo 24 pesos (un precio que jamas de los jamases encontraré en Buenos Aires).

Mendoza: resto Ratatouille en el sector de la Alameda
Vuelvo a la Avenida San Martín, pero sigo por un lado de Mendoza que nunca he ido: la Alameda. A diferencia del moderno centro mendocino, en esta vieja alameda se pueden encontrar vestigios del pasado colonial, el cual ha sido derribado a punta de terremotos. Esto hace que muchas de las viviendas que se encuentran a lo largo de la Alameda, sean de un piso o dos a lo sumo, pero eso sí, lleno de restoranes y boliches que sólo adquieren vida cuando bajan las luces y llega la noche. Luego, decido ir a conocer la llamada área fundacional, es decir, la zona donde se fundó Mendoza y fue el centro de la ciudad hasta el terremoto de 1861, que hizo que fuera refundada alrededor de la Plaza Independencia. Caminar por esta parte de Mendoza, me recordó automáticamente al centro de la ciudad de Los Andes, en Chile, dado que es muy similar. Tras 3 o 4 cuadras, se llega a la Plaza Pedro del Castillo, una gran y tranquila plaza, la cual era el centro histórico mendocino, donde se puede ver las ruinas de la vieja catedral como un museo que recuerda el pasado colonial mendocino. Tras descansar un rato, me devolví hacia la terminal, dado que ya era tarde, se me habían terminado las horas de espera y había que tomar el micro (bus) de vuelta a Buenos Aires.

1 comentario:

  1. Que vergüenza lo de los arbolitos y toda esta historia. Me encanta hacer como vos: aprovechar "escalas", para hacerte a una idea de los lugares q vas atravesando. Un saludo, Rayu
    Www.rutadelmate.com

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!