2 de mayo de 2014

En Montevideo por Paul McCartney: hostel, entradas, Piriapolis y desagradable sorpresa



Montevideo: los fantasmas del 50 en Lion D'Or
Ya habíamos llegado a Montevideo, el micro (bus) llegó a la terminal de Tres Cruces a la hora indicada en el pasaje (06:30 am). Bajamos, nos entregó las mochilas el maletero más pulcro y limpio que hayamos visto nunca, le pasamos de propina unos pesos argentinos y el tipo ni se inmutó, pese a lo poco que valen hoy en día, y nos deseó los buenos días. Decidimos que era muy temprano, así que tomariamos un café antes de ir al hostel. Apenas te bajas del micro (bus) te das cuenta que las cosas en Montevideo funcionan de manera muy diferente que en Buenos Aires: la primera impresión con la que te encuentras es con una Terminal de ómnibuses limpia y ordenada (que gran contraste con Retiro!!!), luego con una que no es muy agradable para los bolsillos del otro lado del Río de la Plata: los precios....1 desayuno en Mc Donald's (café con 2 medias lunas) costaba 70 $U...35 ARS ( 3,5 dólares) por cada cada uno!!! 70 ARS los dos. Eso sí, sabíamos lo que nos esperaba con los precios, como consecuencia de la fuerte desvalorización del peso argentino...los precios en casi toda sudamérica iban cuesta arriba, sobretodo en Uruguay..pero bueee, no todos los días anda por el barrio Paul McCartney.

Terminamos de tomar desayuno, fuimos a tomar omnibús (bondi/micro/pesero) a lasalida de Tres Cruces. Esperamos unos 20 minutos hasta que pasó uno que nos dejaba donde teníamos que llegar, nos subimos (en Montevideo se puede pagar con tarjeta de viaje o en efectivo, mismo precio, 22 $U, 1 dólar) y al estar las calles vacías, por el hecho de ser viernes santo, la llegada al centro de la ciudad fue bastante expedito. Pasamos por Plaza Cagancha, nos bajamos, caminamos hasta el hostel, Montevideo Hostel, en calle Canelones 931...llegamos y nos encontramos con la sorpresa de que la reserva no la tenían en cuenta...cueck! La encargada no sabía donde colocarnos y "temporalmente" nos dejaron en dos camas....pero que en la tarde no sabían donde podríamos dormir definitivamente...dejamos las cosas, no nos preocupamos mucho dado que no habían mayores alternativas puesto que como consecuencia del fin de semana largo, la mayoría de los hoteles de Montevideo estarían llenos y que el problema era de ellos, no de nosotros, así que decidimos ir a buscar las entradas del concierto de Paul McCartney al Estadio Centenario.

Afiche de la gira Out There en el Centenario
Como nadie nos apuraba,  nos fuimos caminando por toda 18 de Julio, son como 30 cuadras hasta el Estadio, pero daba gusto caminar por una ciudad vacía,  salvo por los buses llenos de turistas brasileños que rompían con la monotonía de esa mañana de viernes, con pocos autos y poca gente en las calles, que por momentos recuerda a Río de Janeiro pero por otros a Valparaíso. Una cosa que contrasta con Buenos Aires es el aire mundialista en el Uruguay....al ser el mundial en Brasil, los uruguayos esperan que se repita el "maracanazo" y eso queda claro hasta en las panaderías de la ciudad. Llegamos hasta el final de la 18 de Julio, cruzamos por el boulevard Artigas, y seguimos por su continuación que es la Avenida Italia, pasando por los añosos hospitales italiano y británico hasta llegar al parque que es la antesala del estadio Centenario, lugar de entrega de las entradas y donde tocaría al día siguiente el legendario McCartney. Allí los equipos y técnicos estaban instalando partes del escenario pero no encontrábamos donde pasar a retirar la entrada, pero como siempre digo, "preguntando siempre se llega a todos lados", ahí le pregunto a un funcionario municipal donde las retiraban y nos dijo "en la boletería olímpica". Terminamos de dar vuelta al mítico estadio hasta llegar donde había gente sacándose fotos y buscando las dichosas entradas. Fuimos, presentamos los vouchers, los documentos que acreditaba que éramos nosotros y  las tarjetas con la que compramos las entradas, y ya, ya estaba la entrada para mañana...mientras al lado había un tipo que reclamaba por su entrada, de las mas caras y que estaba preguntando por ella desde el martes....upsss! Salimos de allí y ¿que hacemos el resto del día? me dice mi mujer y le digo ¿Y si vamos a Piríapolís dado que la ciudad estaba prácticamente cerrada? Así que volvimos a Tres Cruces, averiguamos cual era el próximo para dicha ciudad balnearia, salía a las 13:15 horas en COT y dale, 159 $U por persona (incluye 10 $U de tasa de embarque...) y como nos quedaba algo más de una hora, almorzamos en el patio de comidas del shopping que está dentro de la terminal....una hamburguesa con queso, ensalada, cola fritas y coca cola....140 $U  cada combo (70 ARS o 7 dólares). Comimos y nos fuimos a tomar el bus, el cual salió a la hora. Como era de esperarse, el micro (bus o camión) salió lleno, pero sin hacer ninguna parada, se fue por la misma ruta que va al Aeropuerto Carrasco (avenida Italia), la que luego se llena Interbalnearia General Liber Seregni. Una hora y cuarenta minutos de viaje en un bus cómodo, nos llevó al destino.

Piríapolis, Uruguay

Piriapolis, un balneario clasemediero y familiero a medio camino entre Montevideo y la fastuosa y plástica Punta del Este, es el lugar ideal para escaparse para los montevideanos durante el fin de semana santo. Así lo comprobamos cuando caminamos por sus calles, viendo restoranes llenos y heladerías abarrotadas de gente. Salvo los consabidos micros (buses) de turistas brasileños que daban vuelta sin cesar por la rambla (costanera), la inmensa mayoría de la gente que anda por Piríapolis era uruguaya. Si me preguntan que onda con Piriapolis, es un balneario tranquilo, al que iría sin problemas en cualquier época del año. Dimos una larga vuelta por la rambla, despues nos devolvimos y volvimos tras 3 o 4 horas en la playa a Montevideo. Pensamos que el micro (COPSA Este) iba a ir vacío....craso error, venía lleno de vuelta a la capital uruguaya. Nos subimos sin mayores problemas al bus, nos dormimos y tras 1:45 horas de viaje, ya estábamos de vuelta en Montevideo....tomamos el ómnibus 187 desde Tres Cruces, nos bajamos cerca del hostel, llegamos.......y no teníamos donde dormir....nos habían sacado las cosas y no teníamos donde mierda dormir. Más encima...el encargado (un brasileño que no hablaba nada de castellano) ni idea tenía, así que vino la madre del dueño, nos pidió disculpas....pero nada servía....Al final, mi mujer (por suerte habla portugués con acento carioca) logró hablar con el chico y nos "arreglaron" en un dormi de 6 camas....más chico que el dormitorio de nuestra casa...más encima....habían 6 camas, pero todos los lockers estaban ocupados!!!! usurpación a full!!!! Además los baños eran un asco y más encima, los colchones  que nos tocaron tenían manchas no muy santas además de estar hechos mierda....había rabia, frustración, enojo, molestia....uno reserva online para evitar mambos y estabamos en un dormi de cuarta con los lockers llenos de productos herbalife..... con tipos durmiendo a las 8:30 pm!!! Ya, le dije a mi mujer, aunque tengamos que vender hasta el gato y hacer mierda las de crédito, había que irse de acá....dejamos las cosas y salimos a ver si encontrabamos algo...vimos un par de hoteles de 2 estrellas...llenos...gente buscando hoteles como nosotros...y llegamos a la 18 de Julio y vimos un hotel viejo "Río de la Plata" (18 de Julio 837)....y para suerte nuestra había una doble con baño compartido (austera, pero limpia al igual que el baño compartido) y no era cara 550 $U (275 ARS o 24,5 dolares)...así que nos fuimos del Hostel (con promesa de que nos devolverían el dinero al día siguiente, cosa que cumplieron, nada que decir de ellos) y nos fuimos a dormir tras un largo día.....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? Aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!