26 de junio de 2015

De Quito a Buenos Aires: camino a Lima





Ya tras varios días de estadía en Mancora, había que seguir camino a Lima. Estaba claro el medio de transporte, íbamos a viajar en micro (bus) dado que el avión para esas fechas (fines de febrero) estaba a más de 100 dólares la tarifa base (1380 ARS o 73,000 CLP por persona). El micro rondaba desde los 100 soles a 175 soles (30 a 50 dólares), pero eso sí, hay que tener en cuenta que en Perú, la calidad del autobús varía mucho dependiendo del tipo de servicio. Los económicos con suerte tienen baño y aire acondicionado, el semicama incluye comidas y el cama hasta tiene wifi, dependerá del presupuesto del viajero. Nosotros decidimos viajar en uno cama, dado que la diferencia no era tan grande con los semi cama, además el viaje en micro (bus) hasta Lima, pese a ser 1300 kms de ruta costera, son casi 18 a 20 horas. La decisión estaba, viajar, la cosa era encontrar espacio en alguno que fuera hasta Lima. No había espacio en CIVA ni en Cruz del Sur por lo menos para dos días, sólo encontramos un servicio cama de la empresa  Oltursa, saliendo a las 18 horas con un valor de 160 S/. Lo pagamos con tarjeta en una agencia en el centro del pueblo, dado que el terminal de Oltursa está por la entrada norte, a la altura del Mercado, así queda 10 o 15 minutos caminando desde la zona centrica de Mancora (Iglesia y Banco de la Nación).

Interior de la Terminal de Oltursa, Mancora, Perú
Cuando dejamos el hostal, tomamos un mototaxi ( menos de 1 dolar, 3 soles por viaje máximo 2 pasajeros, incluyendo mochilas) hasta el Terminal de Oltursa, el cual para ser de una empresa de transporte terrestre estaba más que bien. Quieren venderte la experiencia de viajar con ellos, onda lujo. Pero no sólo había que esperar el micro, sino que había que validar el voucher (el de la compra de la tienda), firmar un papelito dejar datos personales y tomar la huella digital, además de consignar el equipaje...muy rococó para cualquiera que viaja en bus (micro) en Chile o Argentina, pero bueee, en Perú son algo quisquillosos con eso.  Al ver quienes viajaban con nosotros, comprendimos por que no había espacio en otros micros a Lima....estaba vendido mayoritariamente a jóvenes chilenos  clasemedieros quienes estaban en la "operación retorno" tras terminar sus aventuras en Perú o Ecuador, además de peruanos de clase media y alta que volvían a Lima tras sus vacas en Mancora. Por ende, el pasaje estaba lleno.

Tras unos minutos de retraso, ya que venía desde Tumbes -frontera con Ecuador-, pudimos subir al bus de Oltursa. Este era uno de dos pisos, con asientos cama, con wifi y servicio (merienda, cena y desayuno), bastante cómodo para dormir hasta llegar a Lima. Salimos de Mancora, de su ambiente playero, para seguir viaje a Lima, nuestra próxima parada. El camino...pese a lo bien del micro (bus/camión), es pesado, la mayor parte es de 2 carriles/trochas/pistas (1 de ida y otro de vuelta) muy rústico por momentos y hasta peligroso. Pero por suerte no tuvimos ningún incidente grave en la ruta. A las 11 am del día siguiente, tras un muy ligero desayuno, entramos a los suburbios de Lima, los cuales son el lado B del desarrollo peruano, al igual que el resto de nuestra América, son el costado que no queremos asumir y reconocer. Más allá de eso, comenzó tal vez la parte más pesada del viaje....entrar a Lima. El tráfico infernal unido a las obras de infraestructura que se están haciendo por el cono norte limeño hacen eterna la parte final del recorrido.  Tras dos horas de lidiar con el tráfico y la mala planificación urbana, entramos al Terminal de Oltursa, ubicado en el coqueto barrio de San Isidro. Había terminado el viaje...ya estábamos en Lima.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? Aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!