2 de marzo de 2016

Por Europa: de Villa Crespo a Madrid

cruzando el Río de la Plata
Hacía 3 años que habíamos ido al viejo mundo como consecuencia de una feliz circunstancia, pero como ocurre en estos viajes, habían quedado las ganas de seguir conociendo Europa y volver lo más pronto posible. Tras una serie de anulaciones, cambios de planes y circunstancias variadas que nos hicieron atrasar el viaje una y otra vez, por fin pudimos volver a viajar hacia Europa.  Pero no crean que se armó de un día para otro. Debido al hecho de vivir en Argentina, tuvimos que planificar cerca de 1 año antes todo el proceso de compra de pasajes, para poderlos sacar a un precio más que razonable con el cambio a 9,5 ARS por dólar que existió por buena parte del 2015 (pensemos que el pasaje costó unos 7500 ARS por persona, incluyendo el  abusivo 35% de la AFIP) y comprando todo lo posible por anticipado como fueron los alojamientos, vuelos internos, viajes en tren, con el fin de que no nos pillara el cambio de gobierno y la más que probable devaluación del peso, con los consiguientes precios inflados.

Más que seguro, muchos de los lectores argentinos de este posteo habrán hecho lo mismo en sus viajes del 2015, adelantando la compra lo más posible para no tener que pagar precios como los de ahora (marzo de 2016), donde un pasaje a Madrid por lo bajo cuesta unos 15000 a 18000 ARS (1000 a 1200 dólares, marzo de 2016)

Originalmente, el recorrido incluía las siguientes ciudades: Madrid, como punto de llegada, Berlin, Madrid, Oporto, Lisboa, Venecia, Roma, Madrid de paso, Londres y Liverpool, pero como siempre nos ocurre y como verán en los siguientes posteos, hubo cambios de último minuto que hicieron el viaje con algo más de aventura.  Pasaron los meses y de repente, llegó el gran día. Era domingo, no habían muchos bondis (además el 8 para el aeropuerto nos quedaba muy a trasmano desde Villa Crespo) y sólo nos quedó la opción de llamar un radiotaxi para no andar saliendo antes del mediodía. Lo llamamos, no llegaba el taxi, pasaban los minutos, llamamos a la agencia y no aparecía el dichoso auto con techo amarillo. Tras una media hora, no nos quedó otra que salir a a la calle a buscar algún taxi que nos pudiera llevar al aeropuerto de Ezeiza sin que nos cortara la cabeza. Por suerte habíamos realizado el check in previo, así que teníamos un tiempo a favor nuestro.  Tras esperar, aparece un taxista, el cual nos para y nos dice  los llevo por 380 ARS hasta Ezeiza. Bien, dijimos nosotros, excelente.....pero el tipo manejaba con una pasividad propia de un tío mio del sur chileno, el cual exaspera a todos al ¡¡¡manejar a unos 30 kilómetros por hora por autopista!! Con este taxista pasaba lo mismo, manejaba demasiado lento y los minutos avanzaban. Pero tras tomar la autopista 25 de Mayo en dirección a la Autopista Ricchieri que es la que te deja en el aeropuerto, el taxista comenzó a hablar de Dios y de su grandeza...era evangelista (evangélico). Todo bien con su fe, pero el tipo manejaba en la autopista a unos 50 kilómetros....sumando, taxista evangélico que maneja lento en un día que teníamos un vuelo al otro lado del charco no era una buena ecuación. Por suerte, cruzando la General Paz, comenzó a despabilarse con la velocidad pero ahí el taxista deja de hablar de Dios y comienza a hablar de perros, pitbulls,  dobermans y  mascotas similares. Por suerte, ya se veía el peaje de entrada al aeropuerto, nos dejó en la terminal A, le pagamos y rajamos hacia los counters de TAM, donde teníamos el vuelo a Madrid vía São Paulo.

Espera en Guarulhos

Tras dejar las maletas, pasamos por migración, corrimos a la puerta que nos tocaba, comenzamos a embarcar y listo, despegamos. El vuelo a São Paulo fue tranquilo con un 90% de argentinos que seguía viaje a cualquier lado de Latinoamérica o a Europa ¿como lo supimos? al pasar la aeromoza con la el formulario migratorio brasileño, muy pocos lo recibían, ya que, la gran mayoría tenia conexión al exterior.

Tras 2 horas y media de vuelo tranquilo, bajamos en el aeropuerto paulista de Guarulhos, hicimos tiempo y luego a tomar el siguiente avión, que era otro vuelo de TAM, lleno hasta la manos con la gran mayoría del pasaje brasileño, junto con algunos chilenos y argentinos que hicieron conexión (como nosotros) para volar a Europa. Pese a que íbamos en una clase turista bastante cómoda junto con un buen catering (borrando la nefasta opinión que tenia de TAM), el viaje se nos hizo largo y pesado. Tal vez, los nervios y andar acelerados los últimos días nos jugaron en contra, costó bastante quedarse dormido, durmiendo quien escribe con suerte unas 3 horas a saltos.


Tras  tomar un desayuno más que digno sobre algún lugar del Atlántico, a media mañana el avión comienza a bajar para aterrizar en el Terminal 4S del Aeropuerto de Barajas, actualmente bautizado como Adolfo Suárez. Pasado el aterrizaje, se produjo una salida más cercana a una estampida por la manga de acceso, Europa nos daba su particular bienvenida: 4 policías españoles de civil con otros tantos de uniforme con cara de muy pocos amigos a ver si veían a algún sospechoso, recordando de hecho al latinoamericano que solo se es visita en España, ni pienses en quedarte.  Tras hacer fila, hicimos migraciones para formalizar nuestra entrada, nos atiende una mujer policía para nada muy simpática, preguntándonos sin decir buen día ni nada, sólo un seco "a que vienen". Le respondimos escuetamente "turismo". La mujer policía nos dice de manera poco amable "¿teneís el pasaje de vuelta?". Le respondí secamente igualmente poco amable pero sin ser grosero, sacando de entre los papeles que teníamos con los comprobantes de las reservas de hotel, aéreos y el seguro médico, el pasaje de ida y vuelta: "ahí está" (aunque por dentro pensaba no muy castizo, ahí tenís la weá de pasaje ctm). Nos timbró el pasaporte de mala manera, luego tomamos el minitren para ir a buscar el equipaje a la Terminal 4 y ya, bienvenidos en Europa.

Esperando las maletas en Barajas
Tips 

- Idealmente compre pasajes con algunos meses de anticipación. Cotice siempre, no te quedes con el primer precio. Si el lector vive en Argentina, puedes ver las ofertas que aparecen en Promociones Aéreas, blog con buena info aunque tras la devaluación de diciembre de 2015 ya no hay tantas gangas, pero con suerte algo puede aparecer. Otra opción es usar los metabuscadores como Skyscanner el cual busca precios y te lleva a la página web de la línea aérea que tiene el precio que buscas.


- Viaje en Taxi con algo de anticipación, cuesta hoy desde Ciudad de Buenos Aires cerca de 400 ARS sin incluir peajes a costo del pasajero. Por si anda con el tiempo jugado, haga check in  en la web de la línea aérea antes para así asegurar su embarque en el avión. Pero si le sobra tiempo, tome el micro 8, ramal Aeropuerto. Viene desde La Boca, pasa por Avenida de Mayo y toma toda la Avenida Rivadavia hasta llegar a la General Paz, pasando posteriormente cerca del Mercado Central y entrando a Ciudad Evita y al Barrio 1 hasta llegar al Aeropuerto de Ezeiza. Menos de 10 pesos con la Tarjeta SUBE desde la Capital Federal.

- Si entras por Madrid o Barcelona o a cualquier aeropuerto de la zona Schengen o del Reino Unido y la República de Irlanda, siempre ten a mano todos los papeles a mano: reservas de hotel, seguro de viajes, pasajes de vuelta, carta de invitación (si se va a la casa de un amigo) y los 65 euros al día (40 euros en Portugal). Tenga a mano efectivo y tarjetas de crédito por si se lo solicitan. Aunque el trato cambia bastante dependiendo de donde se entre a Europa, bastante cordial en París o Londres y poco amigable en Madrid.

- Si tienes que estar mucho tiempo en el aeropuerto paulista de Guarulhos, aprovecha de comer, es mucho más barato y tiene más opciones que Ezeiza, Lima o Pudahuel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!