4 de abril de 2016

Por Europa: Un paseo por el día a Bilbao -bajo la lluvia-

Bilbao bajo la lluvia, con el Guggenheim al fondo

¡¡¡Ibámos hacia Bilbao!!! Salimos de la nueva terminal de autobuses de San Sebastián Donostia  con destino a la capital de Euskadi, eso sí, bajo una persistente lluvia. El viaje no duró más de una 1 hora y media, por una excelente autopista rodeada del verde que inunda tanto los cerros, los campos y los los bosques del país vasco, una escenografía única y que vale la pena disfrutar. Tras esta pausa verde, comenzábamos a entrar a la principal ciudad de Euskadi, una urbe con un importante pasado y presente industrial pero también Bilbao (Bilbo en euskera) es conocida por ser una de las sedes principales del nacionalismo vasco, tanto del moderado PNV y del independentista movimiento Abertzale (del cual ETA es el más conocido globalmente), las cuales se muestran sutilmente por las calles no sólo de Bilbao sino de toda Euskadi, reflejando la existencia de una identidad particular que sin duda es parte intrínseca del pueblo vasco.

Tras cruzar los suburbios que rodean la ciudad, entramos a la Terminal de Buses de Bilbao, mejor conocida como Termibus. Bajamos del autobús, para tratar de caminar bajo la lluvia, pero se nos fue imposible dado lo fuerte que era, así que decidimos tomar el tranvía que pasa a la salida del terminal. Más allá del precio (1,50 euros) el tranvía era limpio, moderno y bastante cuidado por parte de los pasajeros además de ser pagado el pasaje por la mayoría de los viajeros sin que exista alguien que vigile si pagaste el pasaje o no, lo cual es sorprendente cuando se viene de Latinoamerica donde no hay mucho cuidado al mobiliario público.

Luego de recorrer unas cuadras, nos bajamos unas cuadras y pese a la lluvia, comenzamos a disfrutar nuestra caminata por Bilbao. Caminamos por la costanera de los ingleses junto al río, pasamos por el Guggenheim, un verdadero símbolo de la ciudad, luego enfilamos hacia el elegante centro que es cruzado por el boulevard Don Diego López de Haro (en euskera: On Diego Lopez Haroko Kale Nagusia), para luego cruzar el puente Areatzako Zubia que une al centro de la ciudad con el casco viejo de raíz medieval y el mercado, todo bajo una lluvia que le daba un aspecto nostálgico pero único a la vez. Sin duda, en Bilbao se pueden encontrar 3 mundos en pocas cuadras, el de la modernidad reflejado en el majestuoso Guggenheim, el de la elegante ciudad belle epoque que se encuentra principalmente a lo largo del boulevard López de Haro y la ciudad vieja, cruzada por callejuelas trazadas hace varios siglos y adornada de tabernas, negocios sacados de mi infancia y muchas banderas nacionalistas (ikurriña).

Pero más allá de esos tres microclimas, Bilbao es una ciudad que encanta a la vista de quien la visita. Aunque lo anterior parece la frase sacada de un folleto turístico o de una promo de agencia de viajes, sin duda es de las ciudades que más me ha llamado  la atención. Esa mezcla de modernidad y pasado, de sentido de pertenencia más allá si se es abertzale o no, le da una personalidad única, la cual más encima recorrida bajo la lluvia, le da un toque único a esta ciudad que merece ser visitada de nuevo y con mucho más calma

Ciudad vieja, Bilbao

Bilbao: algunos tips

En Bilbao existen tres tipos de transporte público: tranvía, metro y autobuses, los cuales funcionan eficientemente. En el caso del tranvia, el pasaje se compra en máquinas expendedoras en cada estación, pero recuerde que aunque nadie le controle el pasaje en la estación, debes validar tu pasaje en las máquinas que se encuentran en cada parada y si no lo validas o no has pagado tu pasaje, se puede aplicar una multa en dinero.

La entrada general del Guggenheim cuesta unos 13 euros (jubilados y estudiantes pagan menos)

En invierno y otoño llueve bastante en la ciudad así como en buena parte de Euskadi, así que recomendable que lleves paraguas, impermeable o capa de lluvia.

Para comer bueno bonito y barato en Bilbao, es recomendable darte una vuelta por la ciudad vieja donde podrás encontrar tanto el mercado como varias tabernas donde podrás encontrar pintxos (equivalente vasco de las tapas) desde unos 1,5 euros.

Si viajas en autobús, llegarás a  la Termibus, la cual se encuentra a pasos del estadio del Athletic de Bilbao, el legendario San Mamés, estando muy bien conectada ya que hay parada de autobuses, estación del tranvía y estación del Metro Bilbao.

Viajar a Bilbao desde San Sebastián: en autobús dura 1:30 horas, Lurraldebus tiene varias salidas al día, con un valor de 11,25 euros. Una opción más económica es el Euskotren que sale de la estación que se encuentra a pasos del mercado en la ciudad vieja, pero el viaje dura más de 3 horas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!