29 de enero de 2014

Manual para viajar a Brasil: distancias, sexualidad, idioma y leyes (actualizado)

Manual para viajar a Brasil


Uno de los destinos más interesantes en el último tiempo es, sin duda, Brasil. Es por ello que este blog te ofrece un manual para viajar por Brasil para que su aventura brasileña sea lo más grata posible.

Viajando por Brasil: El primer punto que mencionaremos tiene que ver con viajar por el país.. Tenga en cuenta que las distancias en Brasil son realmente largas. Pensemos que desde Foz do Iguaçu hasta Salvador, al menos son unas 48 horas en bus o del mismo Foz hasta Fortaleza, hasta 65 o 70 horas de viaje en micro (bus o camión). Por ello, calcule bien los tiempos y las distancias, dado que un error de cálculo puede perfectamente arruinar el viaje. Es por ello que debe tratar de tener la mayor información sobre su destino, que es lo mas conveniente (autobús o avión) y cuanto puede costar. Tome en cuenta que entre São Paulo y Río de Janeiro los pasajes cuestan en bus desde (micro/camión) unos R$70 y en avión (si tiene suerte) puede encontrar pasajes por el mismo precio. Si decide viajar por Brasil por automóvil, tome en cuenta que los brasileños manejan muy mal y que no es infrecuente encontrarse con accidentes en la ruta. Quién escribe en el 2005, viajando en un bus (micro) de Pluma desde Camboriu hasta Buenos Aires, el autobús en el que viajaba chocó con un camión que transportaba caballos...nada grave, pero evidentemente no pude viajar tranquilo hasta llegar a destino.

Pelourinho, Salvador

Homofobia  y sexo en Brasil: Un segundo aspecto que puede desconcertar a quien decida viajar a Brasil, es el hecho de la gran distancia existente entre el estereotipo que existe sobre los brasileños (sobretodo con los habitantes de Río de Janeiro) de ser una sociedad que acepta la diversidad sexual como algo casi natural junto con una gran promiscuidad. Una cosa es desinhibirse en el carnaval, que es un despertar de todo lo oculto en la vida cotidiana y otra tener esa actitud en la sociabilidad diaria en el resto del año. Tomemos en cuenta que la sociedad brasileña es una de las más homofóbicas de América Latina, además de las más religiosas de la región (tómese en cuenta el alto grado de cristianos evangélicos y su peso político en el parlamento brasileño) junto con la pasividad de las fuerzas policiales frente a los crímenes homofóbicos, lo cual puede hacer complicado o peligroso el poder ser abiertamente gay o lesbiana en el país. Otra cosa son las relaciones heterosexuales. Al ser una sociedad machista, el cortejar mujeres es parte del paisaje por parte de los brasileños. Por lo general, se hacen los lindos con las chicas (sobretodo si andan solas), rozando entre la galantería y el juego sexual directo. Pero no se crea que las mujeres brasileñas se quedan en zaga. Si se da la ocasión, si el lector es varón,  puede tener una aventura, un touch and go, sexo casual sin mayor problemas. Eso sí, siempre ande portando sus condones (camisinha en portugués brasileño) para evitar malos ratos posteriores o sorpresas no deseadas.

Idioma: Un tercer punto, es el hecho de que necesariamente debe hablar o comprender algo de portugués. No trate de chamullar o hacerse el lusoparlante, ya que muchos brasileños, desde las oficinas de información turística, la policía o en bancos o casas de cambios, le dirán de una u otra manera que no entienden ninguna palabra en "espanhol" a diferencia de Portugal, donde las personas vinculadas al turismo o incluso en la vida cotidiana hablan en castellano sin generarles ningún trauma. Para evitarse malos momentos y no sentirse incomunicado, aprenda antes de viajar algunas palabras en portugués, lo cual le puede hacer ganar puntos en su interacción con los locales y no estar tan perdido en el espacio. Un cuarto aspecto, vinculado con lo anterior, olvídese del estereotipo del brasileño buena onda. Una cosa  es que anden sonriendo todo el día y otra cosa cuando interactúas con ellos.  Muchas veces pueden ser bastante toscos en el trato, por ende, poco amables con los turistas, lo cual puede llevar una especie de desencanto y mandar al carajo la idea que se tiene preconcebida sobre Brasil y los brasileños. Por ello, ármese de paciencia y trate de ser amable aunque no lo traten de la mejor manera.

Policía Militar en  Playa Arpoador, Rio de Janeiro
¿Es legal la marihuana en Brasil? Un quinto punto si decide viajar a Brasil, al igual que cuando se viaja  a cualquier país, hay que respetar sus leyes, por ambiguas o raras que sean. Un excelente ejemplo de lo anterior tiene que ver sobre el consumo de marihuana. Pese a no ser ilegal su consumo personal, existe un limbo jurídico que no determina cual es el límite entre consumo personal y tráfico. Recuerde que muchas veces, las policías militares, como la de Río de Janeiro São Paulo no son para nada muy respetuosas de los derechos civiles de los detenidos, por ello, trate de evitar problemas con la ley en la medida de lo posible.

Precios:  De un tiempo a esta parte, se ha producido una fuerte suba de precios, sobretodo en ciudades turísticas como Río de Janeiro y Salvador, lo cual ha distorsionado los valores en alojamientos, comidas y entretención. Pero esto no sólo ha afectado a los turistas, sino que también a los residentes, lo que ha hecho que surjan movimientos en las redes sociales como Río Surreal  en Facebook donde se escrachan (funan) a quienes venden con precios exorbitantes. En otras palabras,  redes como la de Río Surreal le pueden servir como una especie de no guía, de lugares que no hay que ir por sus precios francamente surrealistas. En relación al transporte urbano, hágase la idea de que este costará más de un dolar (4,1  RS el autobús en Río de Janeiro y un valor similar en ciudades como São Paulo, Salvador, Fortaleza y Recife). Aunque es cierto que la fuerte devaluación del real ha abaratado los precios de la vida cotidiana, hay que tener en cuenta que Río de Janeiro seguirá teniendo precios realmente irreales en alojamientos y servicios como consecuencia de haber sido la sede de las Olimpiadas en el 2016.



Vista de Río de Janeiro
Policía: Una cosa que llama mucho la atención de quien viaja a Brasil, es la existencia de dos tipos de policía, la Policía Militar y de la Policía Civil en cada Estado. La Policía  Militar tiene fama de ser dura en el trato pero no por ello, menos corrupta que la Civil, por ello, trate de evitar cualquier problema con la justicia y con sus agentes. Tenga claro que la aplicación de la ley por parte de los agentes del Estado Brasileño puede ser dura, rozando en la directa violación de los derechos humanos. Por ello, siempre tenga a mano el número telefónico de su consulado más cercano, además de siempre respetar las leyes locales. Los que creyeron que en Brasil se tomaba en joda la implementación de la justicia, terminaron deportados, como los chilenos que quisieron entrar sin entradas al Maracaná durante el partido Chile-España (junio del 2014). En el último tiempo han habido fuertes protestas en el pais, como consecuencia de la fuerte corrupción existente (Petrobras, Petrolao o Java Lato), por los gastos faraónicos realizados por el Mundial o las Olimpiadas en Río de Janeiro  y los movimientos sociales críticos al gobierno de Michel Temer. Por ello trata de evitar dichas protestas, dado que en muchas ocasiones, la represión ha sido bastante fuerte por los agentes policiales. Ojo que esto es válido para ciudades como Brasilia, Río de Janeiro o São Paulo. Si andas en Florianopolis, Porto Seguro o Morro de São Paulo...todo bien y tranquilo, el único problema es la delincuencia común.



Has estado en Brasil??? si quieres puedes aportar tus experiencias en los comentarios o mandando tus opiniones al email del blog: directoriodemicros@ymail.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? Aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!