29 de junio de 2016

Por Europa: Una vuelta por Venecia (Venezia)

Venecia

Tras realizar el trayecto de una hora en el vaporetto (lancha colectiva) desde el Aeropuerto Marco Polo, nos bajamos en uno de los muelles de la parada de lanchas y buques colectivos S. Zaccaria, a pasos de la Piazza San Marco, donde literalmente desembarcamos y nos encontramos con dos cosas:  Venecia sin duda es una de las ciudades más bellas que haya visitado y  uno de los lugares con la mayor horda de turistas, casi tantos  como París o Roma, mayormente chinos, los cuales estaban prácticamente por todos los lados imaginables con los inefables palos de selfies inundando todo. Luego de ver en el mapa, buscamos el hotel que teníamos reservado, un 3 estrellas, Comercio y Pellegrino, comprado con mucha anticipación, el cual es uno de los hoteles más cómodos y excelentemente atendidos que pudiéramos haber estado. Tras registrarnos y dejar las cosas, comenzamos a caminar por las calles de Venecia, para variar, bajo una incesante lluvia, que al parecer, era el signo de nuestro viaje por el primer mundo.








Una de las cosas que a los pocos minutos llega a darse cuenta que dentro del casco antiguo de Venecia no hay autos, ni motos ni nada con ruedas, sólo queda usar los pies para recorrerla o andar en lancha o en las onerosas góndolas.

En nuestro caso decidimos caminar, ya que Venecia es de esos lugares que invita ser recorridos, ya sea pasando por los clásicos lugares como los alrededores de la Piazza San Marco, con su Palacio del Dux, su basílica imponente o sus guardianes tutelares colocado a la vista de todo el mundo (el león alado) o sus estrechos callejones ideales para perderse por sus recovecos. Tras caminar y sacar unas fotos por los alrededores de la Piazza San Marco, decidimos comprar unas porciones de Pizza (2 euros), pero apenas salimos de la pizzeria, apenas le doy una mascada y siento que me la sacan violentamente, casi de manera quirúrgica...eran las gaviotas que se llevaban hacia el cielo mi porción de Pizza...."gaviotas qlias" fue lo primero que se me vino a la mente, pero bueeeh, tampoco podía emputecerme con una ciudad como Venecia, que conquista a la primera. .






Pero más allá de este incidente con estos pungas voladores que son las gaviotas venecianas, volvimos a tomar el camino. Tras caminar unas cuadras para poder comer algo, encontramos Pizza + Cerveza por 2 euros, guardamos el mapa, comenzamos a mirar los edificios (basílicas, palacios y demases), ver las tiendas tradicionales y mirar como es la vida más allá de las selfies o las foto pelotudas de las vacaciones.  Realmente Venecia es de esas ciudades que para conocerla hay que perderse en ella, pero para ello debes sacar la carcasa turística que la rodea (tal vez de manera excesiva) y mirar en los detalles cotidianos. Comenzamos a caminar y caminar por callejas que no tenían ningún sentido el recorrido, pero sin saberlo, llegamos a una especie de mercado municipal, un lugar donde al parecer el tiempo no pasa con mucha rapidez, pero al llegar los puestos del mercado lo estaban desarmando, pero no importa, habíamos visto una Venecia (Venezia en italiano y Venesia en veneto) cotidiana y despojada de todo glamour, pero no importa, era autentica, como los gondoleros, los vaporettos o las gaviotas pungas de la Piazza San Marco. Luego seguimos por una especie de feria libre, donde se mezclaban los vendedores de café, libros, máscaras venecianas, vidrios truchos de Murano y las marionetas al estilo de pinocho (Pinocchio).

Tras dar vueltas y vueltas, volvimos a descansar al Hotel y aprovechar su tea time (servicio de te incluido en el precio del alojamiento), para volver a salir nuevamente a dar una última vuelta por la ciudad. Seguía lloviendo, pero no importa, había que recorrerla y sentirla ahora que la noche había caído. Luego de eso, nos fuimos a cenar, encontramos una pizzería, nos pedimos una pizza con un vino, menos de 15 euros, barato para ser Venecia. Cenamos y volvimos al Hotel a descansar, pero lo que viene era Roma pero ya es otra historia









Tips:

Venecia es una ciudad cara para dormir ( los hostels parten desde al menos unos 25 euros), sobretodo para Carnaval, Semana Santa, vacaciones de verano y fin de año. Pero hurgando se pueden encontrar alguna oferta tal como fue nuestro caso, pero el precio de una doble por lo bajo calcula desde unos 50 a 60 euros la noche. Se pueden encontrar precios más económicos en la cercana Mestre, pero ir y volver a Venecia desde Mestre no es muy económico además de perder mucho tiempo en los traslados.

Autos no hay en el casco histórico de Venecia, ya que sólo puede acceder desde el continente hasta la estación de trenes de Santa Lucia y de ahí todo se hace en lancha, ya sean ambulancias, cargas varias, taxis, vaporettos o botes particulares.

Comer tampoco es barato, los restoranes no son económicos,  pero rebuscando se pueden encontrar porciones de pizzas por 1 euro y algo. En algunos lados, la cerveza puede ser más barata que la porción de pizza.

Ojo si anda con comida por la Piazza San Marco, puede ser atacados por las gaviotas que lo pueden dejar en pocos segundos sin comida.

Si no eres amigo de las hordas de turistas en cantidades industriales, Venecia puede ser bastante insufrible por momentos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!