26 de julio de 2016

Por Europa: Arrivederci Venezia!!!




Nuestra estadía en Venecia ya se terminaba, para suerte de nuestro bolsillo y para lamento de nuestras vacaciones, ya que el próximo destino en este viaje era Roma y por ende, quedaban menos días de viaje. Pero en esta ocasión, no íbamos a viajar en tren o en autobús como en otras veces, sino que íbamos a volar desde el aeropuerto Marco Polo, hasta el principal aeropuerto de Roma, oficialmente conocido como Leonardo da Vinci pero mundialmente conocido como Fiumicino, en un viaje de menos de una hora.  Salimos del hotel, para variar, con una lluvia persistente, lo que le daba un toque gris y algo novelesco a nuestra partida a Venecia. Primero dimos una última vuelta por la Plaza de San Marcos, buscamos las cosas en el hotel y llegamos a la parada del Vaporetto para esperar al Alilaguna (lancha colectiva) que nos llevaría al aeropuerto. Tras una espera de unos 15 minutos, llegó el colectivo náutico al cual subimos raudos. Aparte de nosotros subieron unos chinos con unas maletas de plástico casi fosforescente, una pareja de chilenos de edad mediana con pinta de haber pasado por alguna Facultad de Humanidades de una universidad tradicional y un pareja británica con aspecto de lectores del The Times, sacados casi de la serie Retorno a Brideshead y puestos cual máquina del tiempo en el Vaporetto. A diferencia del viaje de ida, la lancha se zarandeaba de lo lindo, habiendo más de un pasajero mareado en el largo trayecto  hasta el Aeropuerto Marco Polo.

Parada del Vaporetto, Venecia

Pese a todo, llegamos al muelle del aeropuerto en casi exactamente en una hora. De ahí nos fuimos caminando para  hacer el check in en AliItalia y ahí nos encontramos con una sorpresa: el boleto que compramos en la Argentina no especificaba si el pasaje pagado incluía maleta o no.

La chica del counter de AliItalia nos explica en una mezcla de italiano e inglés que nuestra tarifa era de las denominadas "LightFares" es decir, la mas barata de todas y que esta no incluía equipaje en la bodega sólo en cabina.... nosotros le explicamos que pensábamos que lo incluía, pero al final la chica del counter tenía razón y tuvimos que pagar 70 euros (2 maletas) para poder subir el equipaje. La lección de todo esto; los vuelos de cabotaje dentro de Italia o de la UE  hay comprarlos en los sitios de AliItalia o la aerolínea que corresponda y no en agencias de viaje online sudamericanas. Luego de dejar las maletas y los euros, pasamos a la puerta que nos correspondía, pasando por un control bastante odioso (sobretodo una guardia narigona que se parece a una amiga italiana) cuya hinchapelotez consuetudinaria me hizo por momentos añorar los viajes en micro (bus) o en tren. Tras esto, pasamos a esperar el abordaje en la puerta que nos correspondía, la puerta 10. Más encima, el vuelo salió con atraso de 40 minutos....pero por suerte el tiempo pasó rápido y pudimos subir al avión. Más encima, el reparto de asientos nos tocó separados, una de las desventajas de hacer el check in en último minuto. A mi mujer le tocó una fila antes, la 14 C compartiendo el asiento con un professore (profesor) que revisaba sus apuntes y un chino mientras que a mi me tocó el 15A, compartiendo con dos yankees (madre e hijo) quienes comían porciones de comida china (dejando un olor insoportable a wantan) ya que al parecer tenían conexión en Fiumicino para la tierra de Trump apenas bajaban del avión. Pero todo lo anterior (puteadas y molestias varias) comenzaron a irse por el aire apenas el avión de AliItalia comenzaba a subir, dejando a la lluviosa Venecia para ir en camino a una de mis ciudades favoritas, Roma, pero esa es definitivamente otra historia.

Arrivederci Venezia!!

Tips:

- Si no está apurado viaje por Italia en tren, pero si anda con muy poco margen de tiempo, el avión es una buena opción.

- Si vas a comprar un vuelo barato o interno (cabotaje) en línea aérea tradicional europea (no low cost) lo recomendable es que lo hagas en la página oficial de la aerolínea ya que sabrás que te incluye el precio del pasaje aéreo. Para nada recomendable comprar en Despegar, Avantrip o Almundo (y similares en otros lugares) ya que estas no especifican si tu vuelo incluye o no equipaje en bodega, el sólo comprar el boleto en varias cuotas lo único que vale la pena (valido sobretodo para Argentina).

- Ármese de paciencia por los controles de seguridad en el Aeropuerto Marco Polo de Venecia y cualquier aeropuerto de la Eurozona. Es preferible que te revisen hasta el infinito a que un tipo invoque a su deidad y se haga volar o comience a ametrallar el aeropuerto. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!