1 de junio de 2017

Viajando por Sicilia: de Palermo a Catania

Palermo y Catania en Sicilia


Tras dos días de estar en Palermo, había que seguir viaje. Esta vez el destino era al otro lado de Sicilia: íbamos a Catania.  Cuando planificamos el viaje, nos dimos cuenta que viajar en tren como en autobús costaba lo mismo, unos 13,5 euros por persona y el viaje era de una duración similar (cerca de 3 horas así que nos decidimos viajar en tren. El pasaje, lo compramos directamente en la estación Palermo Centrale un día antes, creyendo ilusamente que iba a estar lleno, pero no, no había mayor problema con los asientos, ya que era un tren Regionale Veloce (Regional Veloz), con muy pocas paradas en el viaje (a lo sumo 3 o 4) ni tenía tanta demanda como veríamos al día siguiente.  Luego de tomar desayuno, sacamos las cosas y nos fuimos sin mayor apuro a la estación de trenes. Era la mañana de un sábado, pero al parecer en Palermo, los fines de semana tienen todos un aire de domingo. Mucho comercio estaba cerrado y andaba poca gente por las calles. ¿Nos quedamos dormidos un día entero y nos despertamos un domingo? Imposible, los del Bed and Breadfast de inmediato nos habrían cobrado el día de largo sueño. Así que caminamos con nuestro equipaje a cuestas por una Palermo quieta y callada, como que no quisiera que la despertáramos a pesar de ser casi el medio día.

Anden en la Palermo Centrale
Llegamos a la estación sin mayor apuro y el tren ya estaba en el anden, listo para salir. A diferencia de los que habíamos andado en el norte y centro de Italia en el 2012, este Regionale Veloce era más amplio, grande y limpio. Además, no salió lleno, así que pudimos sentarnos donde quisimos (los Regionale en general te sientas a la suerte, no tienen asientos fijados de antemano). Salimos de Palermo sin mayor trámite.  Pasamos rápidamente por el sector este de la ciudad y en menos de 15 minutos ya estábamos fuera de Palermo, bordeando la costa hasta que de improviso, las vías doblan y comenzamos a cruzar por el interior montañoso de Sicilia,  un lugar que por momentos parece quedado en el tiempo, lleno de caseríos abandonados de gente que decidió irse al norte de Italia y Europa o hacerse la América en Nueva York, Buenos Aires o Rio de Janeiro.

Pero más allá de lo anterior, ya el pasaje del tren se paga sólo con el paisaje que se puede ver, con lugares que dan ganas de bajarse del tren e instalarse ahí y disfrutar de la vida, pero este no era el caso, había que seguir hasta Catania.  Tras unas pocas paradas (Termini Imerese, Caltanissetta Xirbi y Enna), muchas veces en estaciones situadas en mitad de la nada  (para ir a las localidades como Caltanissetta y Enna hay que tomar taxi desde las estaciones), llegamos a la estación terminal de nuestro viaje, Catania Centrale, algo alejada del centro. Nos bajamos del tren y rápidamente buscamos la salida para ir a tomar el autobús (bondi, bus, camión) que nos llevaría a nuestro alojamiento, pero lo que sigue es ya otra historia.

Hacia Catania!!!

Tips de viaje:

Tal como decíamos, viajar desde Palermo a Catania de manera directa cuesta lo mismo en tren como en autobús. El tren al menos tiene 4 salidas directas diarias y otras con combinación vía Messina (aunque esa opción es bastante más cara).

Los autobuses Sais viajan al menos unas 14 veces al día a Catania desde la Terminal de Autobuses de Palermo, pasando todos por el Aeropuerto Internacional Fontanarossa de Catania antes de llegar a destino. Más info en los sitios de Trenitalia y Sais

Las terminales de autobuses en Palermo y Catania se encuentran a pocos pasos de las principales estaciones de trenes (Stazione Centrale).

En el tren no suben en  ningún momento vendedores ni nada parecido. Recomendable llevar algo para comer o tomar.

Los baños del tren son limpios y seguros. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión? aprovecha de comentar y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!