9 de agosto de 2017

Barcelona: Mercados de la Boquería y Santa Caterina

Entrada del Mercado de la Boquería

Tras descansar y dormir tras el largo día que habíamos tenido, llegó el momento de recorrer Barcelona. Luego de tomar desayuno en un café cerca de donde nos quedábamos (no más de 2,2 euros café  con leche y tostadas), nos dirigimos tranquilamente hacia plaza Catalunya para luego seguir por las Ramblas. No eran ni las 10 y media de la mañana y ya andaba un mar de gente, principalmente turistas.  Es bastante entendible la molestia de algunos locales (la llamada turismofobia) por esta verdadera invasión turística  que sufre Barcelona desde hace algún tiempo, ya que por momentos se hace complicado poder caminar por las Ramblas sin chocar con alguien que arrastra su maleta con rueditas o se cruza para sacarse una inefable selfie en medio de la peatonal atestada de gente, pero bueno, esto es el lado B de visitar lugares como Barcelona

Pasillo en el Mercado de la Boquería
Tras hacer por momentos verdaderos malabarismos para caminar, llegamos a nuestra primera parada durante nuestro recorrido: el Mercado de la Boquería (Mercat de la Boqueria en catalán).  Uno ve previamente al viaje, en las imágenes que se ven la web que este es un lugar enorme, pero cuando llegas te topas con una gran decepción,  el mercado es de un tamaño medio tirando a pequeño, pero ojo, no decepciona para nada, sino que todo lo contrario.

Puestos de comida en el Mercado de la Boquería
El Mercado de la Boquería debe  ser de los mercados más lindos en que haya estado.  Sus olores, colores y el frescor de la comida que se vende junto con el movimiento de la gente (tanto locales como turistas) ha hecho que se convierta en uno de los  principales atractivos de las Ramblas y uno de los principales lugares en Barcelona para buscar y comprar productos gourmet y no tanto a un precio decente.  Pero si quieres comer algo, en el Mercado de la Boquería existen una serie de negocios donde se puede comer prácticamente de todo desde las paellas  para turistas (en los carteles aparecen como "spanish paellas" con una pintoresca foto, el dichoso cartelito lo veríamos por toda la ciudad) hasta comida china o árabe, algunos más baratos que otros, pero nunca con precios prohibitivos como podría pensarse en un mercado tan atiborrado de turistas como este.


Callejuela del Barrio Gótico, Barcelona


Compramos algo de fruta para comer caminando, dimos unas vueltas por sus pasillos, sacamos algunas fotos y luego de un rato dejamos la Boquería, para seguir hasta donde se encuentra el monumento a Cristóbal Colón como junto con la avenida que lo cruza (Passeig de Colom) y la entrada al puerto de Barcelona. Tras caminar un rato por el Passeig de Colom, decidimos dar nuestra primera vuelta por la ciudad vieja, así que doblamos por la Vía Laietana, para tomar una de esas callejuelas con cientos de años que están en el Barrio Gótico hasta que llegamos a las cercanías de la Catedral de Barcelona, un templo con más de 750 años, al cual en otra escala le íbamos a dar mucho tiempo. Ya en ese momento (era mediodía) comenzó a bajar algo de hambre, así que decidimos buscar algo donde comer algo.

Mercado de Santa Caterina


Sin querer, en esa búsqueda para comer llegamos al Mercado de Santa Caterina (Mercat de Santa Caterina). En gran medida, es la antetesis del Mercado de La Boquería  en casi todo, tal vez, es una cápsula de tiempo y espacio encerrada en la Barcelona contemporánea. El Mercado de Santa Caterina es un mercado pequeño, pero con la particularidad de que en uno de sus costados hay ruinas de la época romana, al lado de los negocios de verdura y de los barcitos. Acá aún se mantiene un aire local, donde las señoras (de la tercera edad mayoritariamente) hacen sus compras diarias o la gente se junta para tomarse una caña o simplemente para hablar de la vida. Dimos una vuelta por el Mercado de Santa Caterina, encontrando un barcito donde nos sentamos en la barra y nos pedimos unas cañas (vaso pequeño de cerveza de barril o schop), unos sandwichs de chorizo y una porción de papas bravas. Con todo nos habrá salido 6 euros para dos personas. Aquí nos quedamos un largo rato descansando y sobretodo mirando a la gente que llegaba y salía del barcito, de esa rutina para muchos en Barcelona y descubrimiento para nosotros (continuará...)


Tips de Viaje:

El Mercado de la Boquería abre de lunes a sábado de 08:00 am a 20:30 horas. NO abre los domingos

El Mercado de Santa Caterina abre de 07:30 a 15:30 horas. Jueves y Viernes de 07:30 a 20:30. Sábados de 07:30 a 15:30. Domingo cerrado

Para buenas fotos y la selfie el Mercado de la Boquería, pero para descansar de la horda turística  y comer bueno, bonito y barato el Mercado de Santa Caterina .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!