21 de noviembre de 2017

En Granada: Visitando la Alhambra (Primera Parte)

Vista de Granada desde la Alhambra

Tras una noche tranquila, nos despertamos a la mañana siguiente y lo primero que fuimos a hacer fue averiguar como llegar a la Alhambra desde el centro de la ciudad. Preguntamos en la oficina de turismo situada a un costado de la Iglesia de San Antón. Allí nos dijeron que teníamos que ir a tomar un autobus (micro/pesero/bondi) que nos dejaría directamente en la puerta del Alhambra. Cómo había una cola algo larga y el Alhambra Bus no era más grande que una combi decidimos esperar el siguiente para no viajar tan mal. Por suerte vino otro en apenas 8 minutos así que no subimos y en menos de 10 minutos llegamos a la parada final, llamada Generalife 2, que no es otro lugar que la entrada al Alhambra.  Sin esperar mucho, compramos las entradas y entramos.



Entrando a la Alhambra


Hay que tener claro que la Alhambra no es sólo un palacio sino todo un complejo de construcciones de la época musulmana, más cercana a una ciudadela que a una construcción, pero tras la Reconquista por parte de los Reyes Católicos (si, los mismos que financiaron a Colón a fines del siglo XV, esta fue alterada en parte para construir otras edificaciones como por ejemplo el Palacio de Carlos V o la iglesia de Santa María de la Alhambra.  Pero volviendo al relato, luego de pasar el control de las entradas se ingresa por un largo jardín, el cual es la antesala a todo el complejo. Tras pasar estos jardines, se llega a la parte que fue construida tras la reconquista como lo es el Palacio de Carlos V, el cual desentona con todo lo que lo rodea, no porqué sea horrible sino por que evidentemente está hecho con el fin de marcar la preponderancia del rey católico sobre los musulmanes.




Palacio de Carlos V, La Alhambra




Entrada al Palacio de Carlos V


Alrededor del Palacio de Carlos V se creó un complejo que sirvió para soporte del mismo, aunque hoy en día, son tiendas y kioskos con chucherías para los turistas. Pero más allá de ese detalle, no deja de ser impresionante el dichoso palacio (y eso que todavía no llegabamos a las obras de arte de la época musulmana), sobretodo la entrada. Pero cuando se entra te das cuenta que no es el típico palacio real que uno se imagina, sino que tiene más aspecto neoclásico, sobretodo cuando lo ves desde el interior.



Interior del Palacio de Carlos V


Tras un buen rato aprovechando de recorrer el Palacio de Carlos V ya que algunas partes han sido recicladas como galerías, una de de ellas  (cuando fuimos nosotros) incluso tenía una exposición sobre cantaores y bailaores andaluces en la Cataluña de fines del franquismo. Al dejar el Palacio de Carlos V, comenzaría nuestro verdadero recorrido en la Alhambra: los Palacios Nazaríes y el Generalife, pero eso es ya es otra historia. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!