15 de junio de 2018

De Villa Crespo a Tokio: primera vuelta por Kioto

Estación de Kioto



¡¡Llegamos a Kioto!! Habíamos llegado a la capital histórica de Japón.
Luego de salir de la gigantesca estación de Kioto, caminamos unas 5 cuadras al sur para llegar al lugar que habíamos reservado (Sakura The Atelier), el cual era un hotel donde mayoritariamente había alojados taiwaneses y coreanos (mientras que 1 francés y nosotros eramos los únicos no asiáticos pero en la recepción hablaban inglés) pero tenía desayuno incluido, lavandería y baño del tipo onsen (sauna japonés), además de salirnos a un muy buen precio. Luego del check in, salimos a dar una primera vuelta por la ciudad. 


Estatua de foca/cartel, Kioto



Una cosa antes que se me olvide, en Kioto y en buena parte de Japón buscar el nombre de las calles es casi una odisea...apenas están señalizadas -si es que los tienen están en japonés- y muchas ni siquiera están nombrados en los mapas (incluso en los de Google), así que teníamos que buscar puntos de referencia para ubicarnos y contar las cuadras en el mapa. Pero por suerte usábamos con gran referencia espacio temporal a su enorme estación, nadie se perdía buscándola, jaja.



Templo Higashi Honganji


Hay que tener en cuenta que la zona de la estación de Kioto, queda algo lejos del centro de la ciudad, pero prácticamente a cada cuadra te tropiezas con templos, palacios y edificios antiguos que conviven con edificaciones modernas. Un claro ejemplo de lo anterior son los templos budistas Nishi Honganji (西本願寺) y Higashi Honganji (東本願寺) los  que están a muy pocos pasos de la estación  y de la torre de Kioto, siendo esa simbiosis de lo antiguo y lo moderno el sello característicos de Kioto. 



entrada para el templo Higashi Honganji, Kioto

Hay que recordar que Kioto es la única gran ciudad japonesa que no fue arrasada por los bombardeos estadounidenses de la segunda guerra mundial y que conserva prácticamente intactos sus tesoros arquitectónicos, de ahí que a cada rato te topes con la historia en sus calles.





Otra cosa que llama la atención de Kioto,  es el hecho que es una ciudad mucho más tranquila que la locura hecha urbe que es Tokio (pese a vivir 2 millones de personas, ni se nota), no hay rascacielos que rompan con el paisaje urbano (las edificaciones son de baja altura), lo que permite que se pueda apreciar de mejor manera el legado arquitectónico de la ciudad sin una torre de 40 pisos al lado. 







Luego de dejar los templos Nishi y Higashi Honganji,  seguimos caminando hacia el norte sin saber exactamente para dónde íbamos. Subimos unas cuantas cuadras y pasamos por encima de las estaciones del metro Gojo y Shijo (línea Karasuma) hasta llegar a la altura de la estación Karasuma y doblamos por la calle Shijo Dori (en japonés 四条通), la principal avenida comercial de Kioto y caminamos hasta llegar a las puertas del mercado Nishiki (錦市場).


Calle Shijo Dori, Kioto


El mercado Nishiki, sin duda, es un reducto de ese Japón tradicional, ese de usos y costumbres que se han mantenido pese a los grandes cambios que ha sufrido el país en los últimos 70 años, pero eso sí, este mercado no es para nada una pieza arcaica de museo, ya que es un reflejo de lo que es Japón hoy en día: una síntesis de tradición y modernidad. Acá encontrarás pescaderías, tiendas de ropa de marca (nada pirata, todo original y a precios decentes), restoranes tradicionales y puestos de comida entre otros negocios pero que a la vez conviven con templos shintoistas y budistas, wifi gratis, las máquinas automáticas de cambio de dinero y las expendedoras de agua y gaseosas, eso es el mercado de Nishiki, el cual es una buena síntesis del Kioto y Japón contemporáneo.



Pasillo del mercado Nishiki, Kioto
Realmente esta mezcla de lo sagrado con lo tradicional y lo moderno, llama realmente la atención a quien viene de Latinoamerica, ya que en Japón la religión no tiene ese peso de culpa que si tienen las versiones latinas del catolicismo y del protestantismo, es decir, y tal como vimos en Asakusa en Tokio, la religión no es impedimento para la vida cotidiana y no le da cargas innecesarias a las personas como sucede en nuestros pagos.


Templo dentro del mercado Nishiki, Kioto


Tips

Aparte de ser estación de trenes de alta velocidad, la estación de Kioto es también estación de trenes de cercanías, terminal de autobuses de corta y media distancia (también desde acá salen micros para el aeropuerto Kansai en Osaka) además de ser estación de metro. Más info puedes ver en el sitio oficial: https://www.kyotostation.com/


Negocio dedicado a las ranas, Mercado Nishiki



Los alojamientos en Kioto son más baratos que en Tokio, pero eso sí, los más baratos quedan a trasmano del transporte público. Los taxis no son económicos. Puedes buscar alojamiento en Booking y si deseas puedes usarlo desde este mismo blog.

En el Mercado Nishiki se puede comer desde 100 Yenes (menos de 1 dólar, 29 ARS  o 638 CLP) y prácticamente puedes encontrar de todo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!