viernes

Tokio: Recorriendo el Santuario Meiji

Tori de entrada al Santuario Meiji





Luego de recorrer mercados el día anterior en Tokio, ahora tocaba conocer el Santuario Meiji (en japonés 明治神宮, Meiji Jingū)
Tras desayunar, viajamos desde la Estación de Tokio, tomando la línea Yamanote hasta la estación Harajuku. Como no era tan temprano no viajamos como latas de sardinas como si nos hubiese tocado si lo hubiéramos tomado a las 7 u 8 am. No digo que viajaramos en primera clase pero viajábamos mucho mejor que en el subte B de Buenos Aires, es decir, no estábamos como sardinas apretujadas dentro del vagon.



Estación Harajuku, Línea Yamanote



Bajamos en Harajuku, la cual es una estación que posee un toque retro de inspiración europea y me imagino que así eran buena parte de las estaciones de tren en esta ciudad antes de los bombardeos estadounidenses de 1945. Salimos por el lado derecho de la estación para dirigirnos al enorme parque donde se encuentra enclavado el Santuario Meiji. El parque que rodea al santuario llama la atención por el hecho de ser un enorme pulmón verde incrustado en medio de la inmensa mole de concreto que es Tokio hoy en día.



Tori que marca entrada al santuario desde otra toma



Caminamos un poco hasta encontrarnos con la entrada al santuario Meiji, la cual es un enorme Tori que indica el comienzo del camino principal para dirigirnos hacia el santuario. No era dificil encontrarlo ya que seguíamos a la gente aunque después vimos señalética en inglés, lo cual hizo mucho más fácil el recorrido.



Entrada al Santuario Meiji




Hay que recordar que el Santuario Meiji fue erigido para recordar las almas del emperador Meiji y su esposa, los cuales fallecieron a comienzos del siglo XX ¿Porqué sigue siendo tan importante el emperador Meiji en el Japón de hoy? Es en cierta medida el padre de la Occidentalización del país, en la cual Japón debía tomar todo lo de Occidente pero sin perder la esencia de lo japonés y ese es el espíritu que sigue guiando a los japoneses, aprovechar el conocimiento científico y tecnológico de Europa y Estados Unidos pero sin perder las bases culturales del país. Aunque el santuario fue construido como símbolo del poder estatal (el shintoismo fue la religión estatal de Japón hasta la ocupación estadounidense) es hoy un santuario donde la gente reza y se acerca a sus deidades además de ser uno de los atractivos turísticos más llamativos de Tokio.


Barriles de sake usados como ofrenda


Como la gran mayorías de las edificaciones religiosas existentes en Japón, el Santuario Meiji es un complejo de edificios donde hay una serie de templos menores alrededor del santuario principal (que en este caso sirve para adorar a las almas del Emperador Meiji y su esposa)



Templo principal del santuario



Además en este santuario, existen una serie de espacios menores que sirven para la oración y el rezo de los fieles que llegan. Una cosa que llama la atención es que muchas de las suplicas y rezos, se escriben en papel y se colocan en sobres para ser colocados en urnas, mientras que al parecer, los rezos concedidos son puestos enfrente de las urnas, como ejemplo de que las almas imperiales tomaron en cuenta tu solicitud



Persona colocando su rezo en la urna


Al igual que en los templos visitados en Kioto, acá en el Santuario Meiji tampoco se ve el sentimiento de culpa tan propio de Occidente, aunque si de recogimiento y respeto por los ancestros o las deidades imperiales, pero eso sí, aca la gente no anda temerosa ni es asediada por imágenes mortificantes como sucede en Latinoamérica.



Agradecimientos por favores concedidos




Uno puede quedarse por largo rato mirando a la gente rezar, colocar sus oraciones y/o agradecer, esa tal vez sea el atractivo del Santuario Meiji, ver que otra forma de conectarse con lo divino es posible, en otras palabras, poder visitar lugares como este te enseñan a comprender que el mundo es mucho más grande y diverso de lo que es tu zona de confort cotidiana.



Kiosko dentro del santuario




Tips de viaje:

¿Cómo llegar al Santuario Meiji? La manera más fácil de llegar es en tren, específicamente tomando la línea  JR Yamanote. Te puedes bajar tanto en las estaciones Yoyogi o Harakuju. Esta última combina con la estación del metro Meiji Jingumae [Harakuju], la cual es parada de las líneas Chiyoda y Fukutoshin.

¿Donde comer? Pese a que hay puestos de comida dentro del Santuario, en los alrededores de la estación Yoyogi hay variadas opciones para comer a precios accesibles: restoranes, pizzerías, cafeterías y el infaltable 7Eleven.

¿Es seguro? Si, como cualquier lugar en Tokio.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!
Con respecto a la política de comentarios que se maneja en el blog, la puedes ver acá: https://www.directoriodemicros.com/p/politica-de-privacidad.html