28 ago. 2021

Volver a Viajar: volando desde Aeroparque a El Calafate

 





Por fin!! Volver a viajar.


Tras un largo paréntesis como consecuencia directa del coronavirus y sus secuelas que aún estamos viviendo, tras muchas idas u venidas, cancelaciones (ya sea por tener Covid en enero o por prevención de 2da y 3ra ola) y reprogramaciones, por fin se dio nuestro primer viaje tras marzo de 2020: desde Aeroparque a El Calafate.  El Calafate, era un destino que teníamos pendiente desde hace algún tiempo y que por fin pudimos materializar. Reconozco que la noche anterior del vuelo dormí poco, pero fue bueno, ya que recuperé la adrenalina propia de salir de viaje, lo cual por suerte el coronavirus no logró borrarlo.

Tras salir de casa en un Cabify para 3 pasajeros (mi mujer, mi suegra y quien escribe), en una mañana luminosa de domingo en un Buenos Aires que apenas está comenzando a despertar del letargo que ha sido la casi eterna cuarentena impuesta por una clase política incapaz de dar el ejemplo, cruzando la avenida Juan B Justo, la misma del metrobus, casi vacía hasta llegar a un Aeroparque que aunque físicamente era el mismo, ya no tenía el mismo movimiento de antes del coronavirus.


Check in en Aeroparque


Un Aeroparque que a pesar de recuperar el movimiento de vuelos, estos siguen siendo muy acotados, tanto de actividad comercial como de pasajeros.  Hicimos el check in de manera presencial , ya que la web de Aerolíneas Argentinas no nos permitió hacerlo de manera online,  pero  por suerte este fue rápido, pese a la larga fila (sin distancia social, claro está) sin mayores problemas.  Eso sí, la distancia social recomendada repetidamente en estos meses apenas se cumplía, ya sea por la imposibilidad de poder mantenerla en espacios como Aeroparque o simplemente por que la gente se encuentra podrida de restricciones.


Patio de comidas en Aeroparque


Como sabíamos que en  el vuelo no habría ni catering ni nada (el agua debes ir a buscarla en el avión) comimos algo rápido, un combo de hamburguesa en Burger King, nada del otro mundo, pero al menos nos ayudaría a zafar el viaje. Tras pasar los controles de seguridad, entramos a la zona de embarque, la cual estaba en la mitad de ocupación de como era antes de la pandemia. 


Embarcando en el vuelo 1860 de Aerolíneas Argentinas a El Calafate


Fuimos a nuestra puerta de embarque, esperamos unos minutos y prontamente comenzó el embarque ¿distancia social? las pelotas, aunque se recomendaba por parte de la aerolínea que solo estuvieran parados los grupos que era llamados, muchos hacían la fila como antes. Pero cuando nos tocó, pasamos rápido hacia el avión, el cual para sorpresa nuestra volaba lleno. 

Nosotros pensábamos que íbamos a volar en un vuelo casi vacío a El Calafate, pero no, estaba vendido prácticamente al 100 %, escenario que nos dejaba claro que muchos volaban en temporada baja para tomarse unos días, en nuestro caso, el primer viaje desde marzo de 2020.


A pasos de subir al avión


Pero como no hay plazo que no se cumpla, el vuelo 1860 de Aerolíneas Argentinas con destino a El Calafate salió prácticamente a la hora, comenzando nuestro viaje a la Patagonia Austral. El vuelo fue un desastre: el vuelo fue un horno las 3 horas de viaje, uno de los más incómodos que recuerde. 

El aire al parecer estaba apagado y sólo tenían la función de circulación del aire con los famosos filtros Hepa, recalentando el ambiente en la cabina. Varios quisimos agua, pero las asistentes de vuelo repetían como mantra: vayan a buscar el agua al fondo del avión que ahí les servimos un vaso


Leyendo en el vuelo


Con las medidas para evitar contagios por Covid-19, Aerolíneas Argentinas se ahorró el catering (que tampoco era la gran cosa en los vuelos nacionales) al menos podrían dejar una botella de agua por asiento, sobre todo para los viajes de más de 2 horas como es el que vuela desde Aeroparque a El Calafate.  Por suerte, gracias al libro de Pietro Sorba "Santa Empanada" y una siesta en el viaje, se pasaron las 3 horas hasta aterrizar en un recién nevado Aeropuerto de El Calafate. 


Aterrizando en El Calafate


¡¡¡Por fin!!! tras largos meses de espera habíamos llegado a El Calafate, lo que sigue ya es otra historia, la que te contaremos en los próximos días en nuevos posteos


Tips de viaje:

- Un Cabify para 3 personas desde Flores hasta Aeroparque puede costar desde unos 800 ARS. Si escoges un vehículo más grande por si llevas equipaje o ir más cómodo, está aproximadamente en 1000 ARS (precios de agosto de 2021)

- Al menos nosotros, no pudimos hacer el check in online en la web de Aerolíneas Argentinas, pero este es bastante rápido en Aeroparque

- Pocas opciones de comida en Aeroparque: Mc Donald's, Burger King, Havanna, Pain Cotidien y no más que eso. Otras como Kentucky Fried Chicken definitivamente cerraron.

- No hay catering en vuelos nacionales de Aerolíneas Argentinas. Lleva algo de agua.

- Aunque el Gobierno de Santa Cruz te exige llenar una declaración jurada, un permiso de circulación, un examen PCR o antígeno  de no mas de 48 horas si vienes en avión o 72 horas si viajas en micro y un seguro de viaje covid-19, lo único que te exigen en el Aeropuerto de El Calafate es el examen PCR o equivalente. Los requisitos de Santa Cruz lo puedes ver acá: https://www.santacruz.gob.ar/ingresos

- Recuerda que en la Ciudad de Buenos Aires puedes hacerte el testeo de antígenos de manera gratuita (eso hicimos) con turno previo. Los resultados si son negativos pueden estar en menos de 3 horas, aunque la página oficial dice que se tienen en 12 a 24 horas: https://formulario-sigeci.buenosaires.gob.ar/InicioTramiteComun?idPrestacion=3565


En camino hacia El Calafate


- Salir del Aeropuerto Comandante Armando Tola de El Calafate solo se puede hacer en taxi o en transfer, contratado allí en el aeropuerto o previamente. Lo que nosotros hicimos fue contratar un paquete a buen precio con la agencia Glacier's Land que nos incluía el viaje ida y vuelta desde el aeropuerto y un par de excursiones. Acá les dejamos el link de la agencia: https://glaciersland.tur.ar/

- Recuerda que El Calafate al igual que el resto de Argentina sigue cerrado al turismo extranjero, solo es posible turismo interno, esto ha hecho que para muchos argentinos El Calafate sea accesible para muchos, gracias a programas como el Ahora 12 o el PreViaje que está en su segunda edición: https://www.previaje.gob.ar/

- Nos alojamos en el Hotel Michelangelo, el cual es un Hotel 3 estrellas a pasos del centro de la ciudad. No es económico, pero el servicio es excelente, el desayuno y las cenas están bastante bien. En la página oficial del hotel, puedes pagar hasta  en 18 cuotas del programa Ahora 12 y puedes acogerte al PreViaje. Si compras en sitios como el de los impresentables de Despegar, el precio te queda más caro. La página del hotel es: https://www.michelangelocalafate.com/?cur=ARS


1 comentario:

Aprovecha de escribir tus opiniones, dudas e inquietudes

¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!

La política de comentarios que se maneja en Directorio de Micros la puedes consultar acá:

https://www.directoriodemicros.com/p/politica-de-privacidad.html