Ir al contenido principal

Una vuelta por el centro (Cercado) de Lima

 

Plaza Mayor de Lima


Después de muchos años volvía a Lima.

Tras llegar del aeropuerto Jorge Chávez (ver posteo anterior) esta vez me quedé en Miraflores, en un B&B a pocos pasos de Larcomar, el elegante centro comercial que tiene enfrente al Oceano Pacífico. Cuando no hay neblina ni el día está nublado, la vista desde allí es increible, sobre todo los atardeceres. Mucho no pasó el día que llegué, compré para cocinar en un supermercado y me fui al sobre.

Pero el día siguente me desperté temprano (como todos los días que vendrán en Perú) a las 5:45 am que por capricho de los usos horarios, ya es de día. Hago tiempo poniendome al día con mi trabajo, por suerte no debo estar clavado 8 horas al día, una gran ventaja y me voy a desayunar. Luego de aquello, decido ir al Centro o Cercado de Lima.

Viajando en el 301 al centro de Lima

¿Cómo llego desde Miraflores? Desde hace algún tiempo existe un sistema de transporte público mas o menos ordenado en Lima, el llamado Metropolitano, el cual tiene estaciones cual metro y lineas paralelas  como el 301 que fue que tomé para ir al Centro tomandolo desde un paradero en la Avenida Larco. 

El sistema de transporte limeño funciona a base de tarjetas, pero quien escribe no encontró donde comprar, así que le pregunté si me podía llevar sin tener tarjeta. El chofer, para mi sorpresa, aceptó cobrándome  S/ 2, así que subo por atras al autobús.

Vecindad en el Jirón Quilca, Centro de Lima

El autobús llegó hasta el fin de la Avenida Larco y siguió por toda la Avenida Arequipa hasta que esta pasa a llamarse Avenida Tacna, bajándome en la esquina del Jirón Quilca, histórico lugar de compra y venta de libros piratas en Lima. 

Subo por Quilca hasta llegar a la Plaza San Martín donde me topo con una protesta sindical y enfilo hacia el Jirón de la Unión, histórica peatonal del centro limeño, la cual a diferencia de años anteriores estaba bastante vacío de gente. Ya sea efecto de la pandemia, ya sea por que el centro limeño está vacío como muchos cascos históricos latinoamericanos, es claro que no tenía el movimiento de antes.

Jirón de la Unión, Lima

Sigo caminando por el Jirón de la Unón hasta llegar a la Plaza Mayor y para sorpresa, me la encuentro cerrada y cercada por policías. Le pregunté a un policía que pasaba y este me contestó que el gobierno había ordenado cerrar la plaza para evitar que los manifestantes (gente de gremios estatales) llegase hasta las puertas de palacio.

Policía en los alrededores de la Plaza Mayor, Lima

Me quedé dando unas vueltas por los alrededores de la Plaza Mayor, ya que en todas las veces que fui a Lima, nunca la vi enrejada y vedada al escrutinio popular. Entre eso me tocó escuchar la banda del palacio presidencia peruano, enrejada también, símbolo de estos tiempos tan particulares en la historia peruana

Tip Viajero👉 Video del mismo lo puedes ver acá

Más allá de las particularidades políticas peruanas (que escapan largamente a un blog de viajes) ya comenzaba a dar hambre, así que busqué algún lugar para comer. Caminando, encontré un restoran en el Jirón Callao, donde comí por S/ 13 (algo más de 3,5 USD), la cual cumplió con su cometido, pero eso sí, es mucho más cara en Soles y en Dólares que nuestra visita del 2015, ya que en esa época nos costaba 7 u 8 Soles, 2 dólares.

restoran popular en el Jirón Callao, Lima

Luego seguí caminando para dirigirme a la Avenida Alfonso Ugarte, haciendo una escala previa en la Basílica de Santo Domingo, famosa por ser uno de los templos mas antiguos de todo Perú y de ser tumba de los santos peruanos Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres. 

Pero lo que me llamó la atención fue el hecho de que hubiera una imagen de un Niño Dios vestido de Mariscal de Ejército: El Niño Jesús Mariscal Chaperito, santo patrono de Canta, localidad en la Sierra y que al parecer las tropas peruanas en 1881 se encomendaron antes de la batalla de Sángrar (Sangra para los chilenos), un claro recordatorio del trauma psicosocial que significó en Perú la derrota ante Chile en la Guerra del Pacífico (1879-1883) y que llegó hasta la religiosidad popular.

Mariscal Chaperito, Basílica de Santo Domingo, Lima

Pero había que seguir camino. Llego hasta la Avenida Alfonso Ugarte y olvidate del Metropolitano y sus pagos con tarjetas. Acá estaba el caotico sistema de transporte limeño de combis y autobuses destartalados que siguen transportando a millones de limeños día a día. Tomé uno que me dejara en el Óvalo Miraflores (costo S/ 2,5). Este tomó el rumbo hacia San Miguel por la Avenida Ejército para luego tomar la Avenida Pardo dejándome literalmente en la esquina del Óvalo Miraflores frente a Falabella, tienda íconica del sector.

En conclusión ¿Vale la pena ir al Centro o Cercado de Lima? Si no fuiste nunca, si, es una postal mas realista del país que quedarse encapsulado en Miraflores.Si vinistes otras veces como quien escribe, es volver a visitar a una vieja amiga.

Tips:

Si te gusta leer a bajo costo, las librerías del Jirón Quilca encontrarás copias aceptables (obvio que no originales) a muy buen precio

casas de cambio en el Jirón Ocaña

¿Andas por el centro de Lima y necesitas cambiar dinero? La mayoría de las casas de cambio en el centro se encuentran por el Jirón Ocaña, a un costado del Hotel Bolivar y a pasos de la Plaza San Martín, ofreciendo algunos centimos mas por tus dólares que en Miraflores.

Por lo general la Plaza Mayor se puede andar sin problemas pero el día que me tocó ir, estaba lleno de policias que cortaron los accesos a la misma, claro signo de la debilidad lacerante del actual gobierno peruano.

Comentarios