26 de enero de 2018

De Villa Crespo a Tokio! primera escala: de Aeroparque hasta Chile





Tras largos meses de planificación,  sacar cuentas, cambio de planes y armar rutas, había llegado el momento de comenzar el viaje desde Villa Crespo a Tokio.
Salimos a fines de diciembre, dado que había que pasar las fiestas con la familia en Chile, además que desde el aeropuerto de Santiago partía el viaje con una primera escala importante en Nueva York y desde ahí a  Los Ángeles y Japón. Así que con muchos meses de antelación (9 o 10) compramos pasajes por LATAM para salir desde Aeroparque hasta Mendoza (no por gusto, los habíamos comprado antes de nuestro frustrado viaje con ellos a Salvador de Bahía y ni loco los íbamos a perder) y desde ahí tomaríamos un micro (bus/camión) para cruzar la frontera e ir hacia Santiago y desde ahí hacia Villa Alemana donde vive la familia de quien escribe esto.




A punto de despegar de Aeroparque




Luego de un largo año pensando en el viaje, había llegado el día. Tras los trámites de última hora llegó el momento de salir hacia el aeropuerto para volar a Mendoza a las 16:00 horas

¿Cómo nos íbamos para el aeropuerto? Ir en bondi (micro/camión) sería casi imposible subir con equipaje...así que no nos quedó otra que tomar un taxi ¿Porqué no Uber? Además de las consabidas trabas para operar en Argentina, hay que sumarle que ya los precios no son tan baratos como en su debut, tomamos un taxi usando la app Easy Taxi, con la cual nos salió unos 150 ARS desde Villa Crespo hasta Aeroparque, lo cual dentro de todo no es caro tomando en cuenta que salimos a las 14 horas de día de semana.

Llegamos a un aeropuerto lleno hasta las manos con gente que estaba por comenzar sus vacaciones a Brasil o que iba a pasar las fiestas de fin de año con sus familias, lo cual no ayudaba mucho para poder embarcarse, pero por suerte no tuvimos mayores problemas, ya que habíamos prechequeado el vuelo, pero eso sí, siempre para estas fechas es bueno venir con algo de tiempo.   Pudimos hacer el embarque in sin mayores problemas y subimos al avión el cual también estaba lleno, tanto de gente que iba a pasar el fin de año en Mendoza como con algunos turistas estadounidenses y europeos. El vuelo dentro de todo fue tranquilo, nada del otro mundo, con un servicio cada vez más mediocre por parte de Latam (1 vaso de agua/gaseosa) y nada más...pese a que aún no es Low Cost (sus tarifas no son para nada de bajo costo),  pero para allá va mas pronto que tarde.

¡¡Hola Mendoza y sus 37°!!


Tras 2 horas de un vuelo sin mayores novedades, llegamos a una calurosa Mendoza, ya que nos recibió con unos 37° a la sombra a las 18 horas. Luego de recuperar el equipaje, tomamos un taxi a la salida del aeropuerto para la Terminal de Ómnibuses (140 ARS) ya que a las 22:30 tomábamos el micro (bus) para ir a Santiago de Chile.  Llegamos a la terminal de omnibuses mendocina, decidimos dejar el equipaje en un guardamaletas (45 ARS por Maleta) para no andar cargados al pepe y salimos a dar una vuelta a tomar algo cerca del centro. Luego volvimos a la Terminal a esperar en uno de los cafés que existen ahí, pero por suerte la hora pasó rápido. Al igual que en Aeroparque la terminal mendocina estaba llena, tanto de gente que iba a viajar como también de algunos que se aprovechan del caos y estiran las manos.





Nos subimos al micro de la empresa Cata Internacional, el cual salió a la hora (22:30) el cual realizó el viaje bastante sin mayores sobresaltos hasta llegar a las 1:40 am a la aduana chilena de Los Libertadores, donde tuvimos que esperar al menos unas 5 horas para pasar el control aduanero y fitosanitario chileno. Ahí con todo ese tiempo muerto de espera sólo quedan tres cosas por hacer antes de que los tipos de aduanas chilenos se dignen en atenderte: tratar de dormir, fumar (si eres fumador, cosa que ya no es mi caso) o ir a comer algo en alguno de los quioscos que están instalados a sólo unos pasos del complejo fronterizo chileno.

Quien escribe optó por comer un completo (hotdog chileno), en este caso de los llamados italianos (tomate, palta (aguacate) y mayonesa,  siendo una virtual antesala del desayuno. 

Luego de hacer los controles migratorios y aduaneros/fitosanitarios (estos últimos los mas engorrosos de todos), dejamos -por fin- ya de día el complejo los Libertadores. Bajamos por una cuesta Caracoles prácticamente vacía, la cual era en cierta medida tanto la verdadera bienvenida a Chile, como también el comienzo del largo viaje que teníamos por delante. Tras dejar la cordillera, seguimos camino hasta  llegar al Terminal Sur de Santiago casi a las 9:00 am. De ahí pasamos al contiguo Terminal Alameda donde tomamos un Pullman Bus para diriginrnos a Villa Alemana (3000 CLP en promedio por persona),  la que iba a ser nuestra primera escala en la ruta desde Villa Crespo  hacia Tokio.

Bajando la cuesta de Caracoles, Chile



Tips de viaje:

Tomar un vuelo en Aeroparque en temporada alta, es literalmente  ir a un aeropuerto lleno de gente con filas interminables. Por ello si tienes un vuelo desde allí, idealmente llega con anticipación aunque tengas hecho el check in

En teoría pasa un micro a la salida del aeropuerto de Mendoza...pero su frecuencia es errática. Los taxis cobran en promedio unos 150 ARS por viaje hasta el centro de la ciudad (15 minutos de viaje aproximadamente).

Digamos las cosas como son, si vas a andar o llegas a la Terminal de Mendoza, es recomendable que seas precavido con dinero, celulares y objetos personales para no tener sorpresas desagradables, sobretodo a las horas con mayor movimiento. Tampoco no caer en paranoia pero eso sí, estar atento a cualquier movimiento extraño. Ojo si andas de noche por las cercanías de la Terminal, es zona brava.


Completo tipo italiano en venta en Los Libertadores


Trata de llevar  algunos pesos chilenos antes de cruzar la frontera. Aunque hay una casa de cambio en el Paso Los Libertadores, el cambio por lo general es malo. Pesos chilenos puedes conseguir sin mayores problemas en las casas de cambio del centro de Mendoza como en algunas empresas de micros en la Terminal de Omnibuses

Si vas o vienes de Chile por paso Libertadores, hazte la idea de que puedes pasar varias horas esperando la revisión aduanera y migratoria poder pasar. Hay quioscos en el lado chileno, donde venden sopas, bebidas, chocolates, sandwichs (entre ellos los chilenisimos completos) y agua para el mate. Conviene pagar con pesos chilenos aunque también reciben pesos argentinos, eso sí, estos lo toman a una bajisima cotización

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!