viernes

Adios Japón y camino a San Francisco


Ultramán en una juguetería de Ginza





Nuestra estadía en Japon se estaba acabando.
Había llegado el momento de partir hacia San Francisco. El último día en Tokio nos despertamos temprano, para desayunar sin apuros aprovechando la cafetera de la habitación del hotel y comer algo que teníamos guardado en el minirefri de la habitación (aunque al rato tomaríamos desayuno como a las 10 am, jajaja). Luego del desayuno en 2 tandas, fuimos a dar una última vuelta por Ginza (que no nos quedaba más de 6 cuadras) para vitrinear en las tiendas como Uniqlo, H & M y Zara,ya que había ropa en oferta desde ¡¡100 yenes!! (menos de 1 dólar estadounidense), así que a aprovechar los precios bajos antes de viajar. Luego de andar de compras y ver jugueterías como la Hakuhinkan Toy Park (uno que es ñoño no puede irse de una ciudad sin mirar una), nos fuimos sin mayor apuro a la estación de Tokio para confirmar si habían micros (buses/camiones) para ir al Aeropuerto Haneda, lugar donde saldría nuestro vuelo a San Francisco vía Los Ángeles. Por suerte si, así que dimos una última vuelta por la laberíntica terminal de trenes.


Entrada a la Estación de Tokio



El día pasaba rápido y sin darnos cuenta ya era mediodía, así que buscamos donde almorzar. Dimos vuelta por los alrededores de la Estación de Tokio, una zona llena de calles y callejones sin mayor señalización y pequeños restoranes -que conviven con las tiendas de lujo- para oficinistas pero que ofrecían los menues en japonés y muy pocos en inglés. 




Alrededores de la Estación de Tokio




Además la mayoría de los restoranes estaban llenos al tope, lo que nos hizo dar vueltas buscando algún lugar vacio, sin que nos convenciera nada, volvimos a la avenida donde estaba el hotel (APA Ginza Tarakacho) y volvimos a caer en un viejo conocido de nuestro recorrido por Kioto, un restoran de la cadena Nakau, la cual por pocos yenes llenó nuestras panzas de manera buena, bonita y barata para los estándares japoneses.




Menú para fumadores y karaoke, cerca de estación de Tokio



Luego de comer, nos fuimos al hotel a buscar el equipaje e irnos a la Estación de Tokio donde iríamos a tomar el autobús de la compañía , el cual estaba situado en el extremo norte de la Estación, en el sector Yaesu (edificio Tekkoo).  Al igual que en todo Japón (ya sea panadería, restoran, cambiar dinero) el boleto  del autobús se compra a una máquina la cual te da el vuelto y funciona a las mil maravillas. El autobús salió de la estación a la hora señalada, subiendo nosotros y otros pasajeros más. Así comenzábamos a abandonar Tokio y Japón, pero había todavía que llegar al aeropuerto.

 Vista del skyline de Tokio lo puedes ver acá:  https://youtu.be/HNsGI7M_X6U


Tras no más de 30 minutos en una expedita autopista, llegábamos a la Terminal Internacional del Aeropuerto Haneda. Tras dejar el equipaje, pasamos por los controles de seguridad (los cuales son similares a los existentes en México, Santiago o Ezeiza, nada del otro mundo) aunque en la sala de embarque andaban  uno que  otro policia al estilo de los policias japoneses de los animés y mangas: de traje azul marino, cartuchera, gorra y guantes blancos. Una cosa que nos llamó la atención es la sección de medicina del viajero del aeropuerto, en la cual se ve un mapa del mundo con las principales enfermedades y recomendaciones:


Mapa de medicina del viajero, Aeropuerto Haneda



Otra cosa que llama la atención en Haneda era la sala de espera. Tal vez una de las más cómodas del mundo  y son de las cosas  que hacen amar este país. El venir a Japón ha sido una de las mejores decisiones que habíamos tomado y p'ta que íbamos a extrañar este país, el cual debe ser el que más saudade viajera nos ha generado.



Sala de espera en el Aeropuerto Haneda


La espera se hizo corta, subimos al vuelo de American Airlines con destino a Los Angeles (luego nosotros combinariamos a San Francisco por nuestra cuenta) viajando en el día  más largo de nuestras vidas, salíamos a las 19 horas pero llegábamos a las 11 de la mañana del mismo día, por la distorsión que generan los usos horarios, sería un día de casi 40 horas, pero bueee, así son estas cosas de la modernidad. El viaje en el vuelo de American nada que decir, tranquilo sin turbulencias, con un catering digno y se pudo dormir sin problemas.  Luego de algunas horas, veíamos la costa californiana y volvimos a Estados Unidos, ya lo demás es otra historia.



Costa de California




Tips de viaje

Aunque la manera más fácil de llegar al aeropuerto de Haneda desde la estación de Tokio es la combinación de tren Yamanote y el monrriel que sale desde la estación Hamamatsucho, también se puede viajar directamente en autobús (micro/camión). El valor es de unos 930 yenes por adulto de día (1860 yenes en la noche). Más info sobre rutas y horarios puedes ver acá: https://www.limousinebus.co.jp/en/areas/detail/hnd/tokyo/for 

El aeropuerto de Haneda es el segundo en importancia en Tokio, después de Narita. Tiene vuelos nacionales, a China, Corea del Sur, Taiwan, Tailandia, Hong Kong, Australia, Francia y a Estados Unidos entre otros destinos. Más info puedes ver acá: http://www.haneda-airport.jp/inter/en/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas.
¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!

La política de comentarios que se maneja en el blog la puedes ver acá: https://www.directoriodemicros.com/p/politica-de-privacidad.html