Ir al contenido principal

Caminando desde Praia do Peró hasta la Praia das Conchas


Praia das Conchas


Ya estábamos instalados en Peró (Cabo Frío). Tocaba ir a la Praia das Conchas.

Tras instalarnos en la pousada tras llegar desde el  aeropuerto Galeão, dar una vuelta, comer algo y dormir, ya era otro día. Luego de desayunar en la Pousada, nos preparamos y nos fuimos a la playa por buena parte del día. Hoy tocaba ir hacia la Praia das Conchas (playa de las conchas), la cual queda pegada a la Praia do Peró, pero en dirección sur. 

Nos fuimos caminando unas cuadras hasta llegar a la Praia do Peró y de ahí nos fuimos por la orilla de la playa hasta llegar al cerrito,el Morro do Vigia que divide Praia do Peró con Praia das Conchas.

Ruta entre Peró y Praía das Conchas (fuente: Google Maps e info propia)

Pese a que eran las 10 am, en la Praia do Peró ya había bastante gente, que era turismo local básicamente (por varios días no vimos ni argentinos ni chilenos, los que generalmente se quedan en Buzios), ya sea del mismo estado de Río de Janeiro como de otros estados como Sao Paulo, Minas Geraís o incluso Santa Catarina. 

Es cierto que el día en Brasil parte muy temprano (pensemos que los matinales de la Rede O Globo parten a las 4 am!!!), así que las 10 am para los cánones locales es un horario algo tarde

Praia do Peró en la mañana

Tras caminar sin apuro a lo largo de la Praia do Peró, llegamos hasta el Morro do Vigia, que marca el límite entre la Praia do Peró y la Praia das Conchas. Pasando la casa del pescador (donde se ofrecen sombrillas y comida) se entra a la Praia das Conchas.

¿Que onda la Praia das Conchas? Es una bahía protegida por los Morros do Vigia y el Morro de Praia las Conchas, de no más de 500 metros de largo, donde se puede estar en el agua sin problemas por largo rato, casi como una piscina natural.

Praia das Conchas

Acá nos quedamos un rato y seguimos para ir hasta el Morro de Praia das Conchas, el cual se podía tener una buena vista de la playa, aprovechando que las nubes que amenazaban el día, se fueron hacia otro lado.

Así que caminamos por la orilla de la playa, pasamos por la zona de los quioscos de playa (hay 4 o 5 aprovechando las casas que existían en la zona) hasta que llegamos al Morro na Praia das Conchas, el cual si andas con havaianas es algo complejo caminar, a menos que seas brasileño que andan todo el dia con ellas (y con vaso de cerveza incluido) y  andan como si nada por piedras puntiagudas y subidas. 

Llegamos hasta una parte del Morro donde logramos tener algo de buena vista y pudimos ver a la Praia das Conchas en su esplendor. 

Vista del Morro do Vigia y de parte de Praia das Conchas desde el Morro

Luego de estar un rato, nos devolvimos a la Praia das Conchas, donde nos quedamos un rato largo y aprovechamos por unas horas el día de playa como corresponde. Una de las cosas que nos llamó la atención es la diversidad de cuerpos y la desinhibición de los mismos.

Quien escribe vive en Argentina, un país donde existe una gordofobia terrible, incluso con personas delgadas que son para el canon hegemónico "gordas lechonas" (es cosa de ver la televisión argentina: una legión de desnutridas con las tetas hechas) y acá es todo lo contrario: independiente de tu cuerpo, si quieres andas en tanga o bikini, sin que nadie te juzgue. 

Un goce de la vida y de reconocer tu cuerpo tal cual es, que algo que tendríamos de tomar nota. Es cierto que por cosas de salud debes cuidar del mismo, pero en muchas ocasiones hay una serie de factores (y yo quien soy para juzgar) que no se puede cumplir con el mandato dominante. Pero bueno, son de esas cosas que te hacen pensar cuando vienes a Brasil.

Praia das Conchas

Nos quedamos unas horas en la Praia das Conchas, para luego volver a caminar por la Praia do Peró y seguir por una larga playa vacia en dirección hacia el norte. 

Ilusamente pensábamos que podríamos llegar a Buzios caminando, pero no, no fue así, además de no ser una gran playa para bañarse, ya que es muy profunda y desnivelada, pero como ejercicio de caminar por la orilla de la playa sin que nadie te moleste, está muy bien.

Praia do Peró a la distancia

Prácticamente a las 16 horas terminaba nuestro día de playa, pero íbamos a estar varios días más en Peró y si el clima nos acompañaba, los íbamos a aprovechar hasta el máximo, pero eso ya serán otras historias que puedes leer acá.

Tips:

✅  La vida de playa en Peró y Praia das Conchas parte temprano cerca de las 10 am, pero a las 17 horas prácticamente ha terminado el día de playa.

✅  Las arenas tanto de la Praia do Peró como la de Praia das Conchas no son calientes, tal como nos dijo el dueño de la Pousada donde nos quedamos, pero el sol pega inclemente. Por ello, un sombrerito nunca viene mal además de protectores solares desde factor 30 en adelante y post solar para después del día playero.

✅ Comer y tomar en la playa no es problema, si no es en los quioscos o paradores, puedes comprar a los vendedores que pasean todo el día coixinhas, perros quentes (hotdogs), kibes, pizzas, vendedores de queijo, choclos y cuanta comida puedas imaginar. Muchos aceptan tarjetas sin problemas.

✅ A diferencia de las playas cariocas como Copacabana, acá puedes dejar las cosas sin problemas en la playa e ir a darte un chapuzón. Siempre es bueno ser prevenido, pero ni Praia do Peró ni Praia das Conchas son inseguras.

Ilha das Cabras desde Morro na Praia das Conchas


Comentarios