Ir al contenido principal

En Nápoles: comiendo en la L' Antica Pizzeria da Michele

 


Habíamos llegado de nuevo, tras algunos años, a Napoles.

A diferencia de la vez anterior, veníamos desde Florencia en el tren de alta velocidad italiano, el llamado Frecciarosa. Pero al igual que en dicha ocasión, nos íbamos a alojar en las cercanías de la estación central de Nápoles, la Napoli Centrale, a muy pocos pasos de la Piazza Giussepe Garibaldi.

Dejamos las cosas en el hotel que habíamos reservado, el Hotel Bella Napoli (calle Vico Ferrovia n° 6) y fuimos a buscar algo para comer, puesto que eran cerca de las 15:00 hrs y había algo de hambre. 

Salimos a la calle y al parecer, Nápoles (Napule en napolitano y Napoli en italiano), sigue siendo ese caos organizado que nos topamos la primera vez que estuvimos acá. 

Y pese en que pocas cuadras casi me atropella una abuela con su moto junto con otro demente al volante ¡y cruzando con luz verde! 

Napoles no deja de tener ese encanto del caos que son sus calles, su bullicio y su locura colectiva canalizada en la devoción al Napoli FC y a Diego Maradona, que tras su fallecimiento. se ha convertido en un santo popular pagano en una virtual competencia con San Genaro, el santo patrono de la ciudad, por quien tiene más fieles. Un botón de lo apasionados que son los napolitanos con sus figuras míticas.


Tras caminar unas cuadras por el Corso Umberto I,  una avenida llena de zapaterías con precios interesantes y de todas las calidades, llegamos hasta la esquina de la Via Cersala. En dicha esquina, vimos a bastante gente en la puerta de una pizzería a media cuadra.

Claro, era la Pizzería da Michele, la misma de esa película con Julia Roberts, Eat, Pray, Love (en castellano: Comer, Rezar, Amar) basado en un libro del mismo nombre de Elizabeth Gilbert. 

En la pelicula, la protagonista come en dicha pizzería en su proceso de comer ¿y donde mas? en una de las capitales culinarias de Italia: Napoles. Y para rematarla ¡en L'Antica Pizzeria da Michele!

Esperando

Teniendo en cuenta este dato farandulesco, la pensamos unos minutos si esperábamos la fila con mi mujer, pero bueno, no habíamos almorzado y a una buena pizza napolitana nunca se le hace el feo. 

Así que sacamos número para poder entrar y esperamos pacientemente cerca de una hora y algo hasta que entramos a L'Antica Pizzería da Michele.

Pizza Margherita de L'Antica Pizzeria da Michele

Entramos, nos sentamos en una mesa y rápidamente nos tomaron la orden: pedimos 2 pizzas margherita, 1 agua y 1 bebida cola. 

Y en menos de 10 minutos llegaron las pizzas, recién salidas del horno. Un espectaculo realmente. Tal vez las encontramos buenas por que estábamos muertos de hambre o simplemente están buenas. Un Misterio Gozoso.

Interior de L'Antica Pizzeria da Michele

¿Cuanto pagamos por lo que comimos? en total unos 15,50 euros (2 pizzas margharitas, 1 agua, 1 gaseosa y el cubierto, de 1,5 euros por mesa).

¿Lo recomendaría? Si, estan buenas las pizzas realmente. Pero esperar una hora y algo para entrar a comer, no se, solo una vez y para nunca más. 

El problema es cuando sigues recorriendo Napoles y aparecen pizzas tan prodigiosas como las de la L'Antica Pizzeria da Michele, pero como todo, es cosa de gustos. Y si te quieres sentir Julia Roberts, bueno, dale, acá es tu lugar.

Pizzaiolo de L'Antica Pizzeria da Michele

Tips:

¿Donde queda? L'Antica Pizzeria da Michele queda en la calle Via Cesare Sersale, n°1, a  una media cuadra del Corso Umberto Primo, a unas 6 o 7 cuadras de la Napoli Centrale.

¿Que onda el menú? Es básico, solo 4 tipos de pizzas. Cocinadas como se estila acá: a leña. ¿Quieres ver el menú? Lo puedes descargar acá.

¿Los precios?  La 'Antica Pizzeria Da Michele, es barato para los cánones italianos y estandar para los precios que hay en Napoles. Una pizza Margharita a 5 euros (5000 ARS o 5000 CLP), no es para nada un mal precio.

¿Horario? Abre desde las 11 de la mañana hasta las 23 hrs todos los días. Armate de paciencia, ya que hay que esperar desde unos 45 minutos para poder entrar.  Hay que sacar números en la puerta siempre.

Comentarios