Ir al contenido principal

Una vuelta por Barranco (Lima)


Ya era otro día en Lima y habia que conocer Barranco

Aunque había venido otras veces a Lima, nunca le había dedicado tiempo a esta parte de la ciudad, pero este era el momento de conocerla.

A diferencia del viaje del día anterior al Cercado o Centro de Lima, esta vez me fui caminando, ya que no tenía mayor apuro, además el día nublado (un clásico limeño) y sin mucho calor hacía más agradable el paso. Salgo por la costanera que se encuentra a pocos pasos de Larcomar, la cual digamos las cosas como son, es un guetto de bienestar en una ciudad con altos desiquilibrios en el acceso a los servicios básicos como lo es Lima. Ojo, no lo digo en términos peyorativos pero es un hecho que resalta obscenamente a la vista a cualquier buen observador (incluso a quien viene en el micrito premium desde el aeropuerto quedan claro dichos desequilibrios).

Camino varios minutos por jardines bien cuidados al lado de edificios lindos pero desangelados, con personas que salen a correr y no mas que eso, mientras que el esquivo Oceano Pacífico seguia negado para quien escribe, dado que aparte de estar nublado había niebla (otro imperdible de Lima, la niebla) que mucho no permitía auscultar.

Ando unos 15 a 20 minutos por la costanera de Miraflores hasta llegar a una enorme quebrada que marca el límite territorial entre los barrios de Miraflores y Barranco, la cual como todo límite tiene pasos muy limitados y este era tener que caminar hasta la Avenida Reducto bordeando dicha barranca para volver a caminar por la costanera.

Costanera en Barranco, Lima

Ya entrando a Barranco, me encuentro con un barrio que no deja de ser acomodado como Miraflortes pero al menos ya no es un conjunto de edificios de 20 pisos ni personas trotando para verse vigentes en el esquema de belleza hegemónico sino que es un barrio que tiene su ritmo propio y que en la práctica, funge como un lugar para escapar del desquicio de una gran urbe como lo es Lima.

Camino unas cuadras sin mayor apuro hasta llegar a la parte histórica de Barranco, donde se encuentra el ya legendario Puente de Los Suspiros, conocido por ser punto de reunión de enamorados (de ahí el nombre) y por la canción de Chabuca Granda. A la hora que me tocó visitarlo, cerca de las 10 am, muchos enamorados no había, uno que otro turista y no mas que eso, ya que su apogeo es en las tardes y fines de semana, ya que hay restoranes y bares que tienen funcionamiento mucho más tarde que a la hora que pasé.

Puente de Los Suspiros, Barranco, Lima

Paso por el puente y me encuentro con el centro de Barranco, donde está la municipalidad (justo en ese momento había una protesta de mototaxistas) y allí entre todo se destaca una centenaria y pequeña biblioteca, la cual claramente tiene pinta de ser de la época o posterior a la Guerra del Pacífico (1879-1883), punto de inflexión de la historia peruana y que sus consecuencias aparecen de manera clara en el Perú actual, pero es algo que escapa a este blog.

Biblioteca de Barranco, Lima

Dejo la zona de la Biblioteca y comienzo a caminar hacia la zona del Puente de los Suspiros pero unos  metros mas abajo. Como que no quiere la cosa, me doy cuenta que es el camino hacia el mar, mejor dicho hacia la playa, así que sigo hacia allá. 

Pese a que estaba nublado, era lo más cerca que iba a estar del mar en este viaje, así que sigo hacia allá y aprovechar el momento.

¡¡hacia el mar!!

Llego hasta el final del sendero, pero el mar no estaba tan cerca como pensaba.  

Había que seguir un caminito y luego cruzar un paso sobre nivel sobre una via rápida que va a orillas del mar y que hacer de autopista períferica limeña, pero como no estaba apurado, seguimos caminando por ella. 



Cruzo el paso sobre nivel y camino en dirección hacia el sur, hacia la llamada Playa de los Yuyos, la cual no está más de 500 metros desde el puente peatonal antes mencionado. 

Pero eso sí, no es que Barranco o Lima tiene kilómetros de playas, la mayoría de estas son píedras colocadas de manera deliberada para generar orilla de mar y las playas en si mismas son muy pocas. Y una de estas es la previamente mencionada Playa de los Yuyos, la que limita con una marina (puerto de yates).

Playa de los Yuyos, Barranco, Lima

Me quedo un rato en la playa y a pesar de que no estaba preparado, me metí al agua, mejor dicho, me saqué las zapatillas y me arremangué los pantalones y me mojé un rato los pies para sentir el frio del Pacífico, que es mucho más llevadero que las costas chilenas. 

Pese a que el dia no acompañaba, tampoco hay que confiarse ya que el sol quema y bastante. Por eso si andan por Barranco y quieran ir a la Playa de los Yuyos, siempre anden con bloqueador.

Playa de Los Yuyos, Barranco


Luego de una hora, comienzo el camino de vuelta hacia Miraflores, casi siguiendo el mismo camino de ida, es decir, cruzo el puente sobre la via expresa y subo de nuevo el camino que había tomado para llegar a la playa.

Acá me encuentro con algunos grafittis que vale la pena tomarles algo de atención, como por ejemplo este que se encuentra cerca del Puente de los Suspiros.

Graffitti en Barranco, Lima

Y siguiendo por la mismo camino que hice para bajar a la playa, me encuentro sobre un puente en la avenida Reducto un mural que pide por cambios en Perú y "que nos de gusto". 

Una buena intención pero en un pais donde en tanto en tanto hay muertos por represiones violentas por parte del Estado, es mas un deseo de buena intención que otra cosa, pero es algo que el pueblo peruano debe buscar su propio destino, más pronto que tarde, ya que como dicen en mis pagos "acá está mal pelado el chancho". Y lo que sigue ya es otra historia.

Hagamos un Perú que nos dé gusto, Barranco


Tips de viaje:

✅  Barranco es muy cerca de Miraflores, no serán más de 20 a 25 minutos caminando desde Larcomar hasta el Puente de los Suspiros. También puedes tomar el 301 (2,25 Soles que se pagan con tarjeta) que pasa por Larcomar o tomar alguna combi por la Avenida Benavides esquina avenida Larco (1,50  Soles)

✅  Si quieres ir a comer a Barranco, hay varios restoranes en las cercanías del Puente de los Suspiros. Pero si quieres almorzar, por los alrededores hay varias cocinerías populares que venden menues desde 12 a 13 Soles por persona

✅  También en Barranco hay varios cafés de especialidad, algunos bastante bonitos y que vale la pena conocer.

Comentarios