Ir al contenido principal

Visitando la Basílica de Guadalupe

 


Ibamos a cumplir uno de nuestros pendientes en México: ir a la Basílica de Guadalupe.

Quien escribe sólo había ido una vez al santuario en los cerca de 10 años de vivir en el país y honestamente mucho no me acordaba y más encima, no tenía ninguna foto, así que había que ir con calma y sin apuro. Es por eso que reservamos vía aplicación un free tour para que alguien nos pudiera explicar de mejor forma lo que íbamos a tener enfrente nuestro

Aclaro antes de seguir con el relato: Muy creyente no soy, es más estoy más cerca del agnosticismo (tampoco me declaro un ateo científico marxista) que de la militancia religiosa. Fui bautizado católico, hice la 1ra comunión y la confirmación, pero cuando me casé lo hice bajo las leyes civiles y no en un templo religioso. 

Pero más allá de mi postura frente a la religión (cualquiera que sea) no dejo de reconocer que existen fuerzas metahumanas más allá de nuestra compresión y muchas de las cosas que hay en la Basílica de Guadalupe van por ese lado.

Metro Hidalgo, Ciudad de México

Pero volviendo al relato, tras llegar desde Tulum y Cancún pasamos la noche en un hostel cercano al Zocalo, nos levantamos temprano para ir a desayunar y nos fuimos al Samborns del Palacio de los Azulejos a tomar cafe, siendo otra cosa que no había hecho nunca (si, fui a ese Samborns varias veces en mi etapa mexicana, pero por la entrada de 5 de Mayo pero no a tomar desayuno en la parte más linda). 

Luego de estar desayunando, nos fuimos por la Alameda Central hacia el Metro Hidalgo pasando en medio de una especie de tianguis (mercado) de cosas de vinculadas a los comics. Figuras de los Avengers, DC comics y otros aparecían a destajo a precios estándares, pero con una variedad que sorprendería a quien viniera de Argentina pero no desde Chile o Perú. 

Tras cruzar ese universo de ñoños, que también lo soy en alguna medida, entramos al caos que es el Metro Hidalgo. Tomábamos la línea 3 en dirección a Indios Verdes. Los carros del metro están igual que en la época que viví en México, algo más viejos y si podemos decir, hasta abandonados. Es cierto, es barato andar en metro, cuesta unos 5 pesos mexicanos pero a cambio de tener una mantención mínima.

Por suerte, era sábado e íbamos en contra flujo y tras unos minutos de viaje, nos bajamos en la estación Deportivo 18 de Marzo y ahí caminamos unas 3 o 4 cuadras pequeñas por la calle Montiel hasta que llegamos a la Basilica de Guadalupe o mejor dicho, las 2 basílicas, la vieja y la nueva que coexisten.

Basílica nueva y vieja de Guadalupe, Ciudad de México

Habíamos quedado en juntarnos con el guia del Free Tour en una cruz al costado de la Basílica Vieja. Llegamos y nos encontramos con un grupo de no mas de 10 personas (Alfredo, el guia y sus ayudantes su hijo y una sobrina junto con unas personas de Quintana Roo, un matrimonio de Chiapas y 2 chicas colombianas). Quedamos esperando unos minutos pero le avisan por Whatsapp que un grupo de peruanos que habia reservado para hacer la excursión fueron retenidos en el aeropuerto y devueltos al Perú (ver posteo donde tratamos el tema de viajar desde Latinoamérica a México).

Tras esto, empezamos el recorrido. Alfredo se notaba que además de saber una serie de datos históricos (nombrando hasta autores de donde sacaba la info) era además un creyente devoto de la Virgen de Guadalupe, lo cual hacía más auténtico el relato de todo el proceso de las apariciones de la Virgen y la construcción del culto guadalupano, el sello del catolicismo mexicano que no deja de ser un fuerte sincretismo de las tradiciones de los pueblos originarios y del catolicismo impuesto por los conquistadores.



Para que se hagan una idea del fervor guadalupano, la Basílica de Guadalupe siempre está llena de gente (aunqie Alfredo nos decía que habían pocas personas) que viene desde todas partes del país y del resto de Latinoamérica, pero sobre todo para 2 fechas: el día de la Madre que en México es el 10 de Mayo y el 12 de Diciembre que es el día de la Virgen de Guadalupe, un feriado de facto en el país.

Luego de explicarnos algo del contexto histórico  y religioso de la Virgen de Guadalupe,  Alfredo nos lleva dentro de la Basílica Nueva, la cual está abarrorada de gente, tanto de personas que vienen a rezar, pedir o agradecir a la Virgen como de turistas y curiosos como era nuestro caso.

Interior de la Basílica Nueva, Basílica de Guadalupe, Ciudad de México

Seguimos recorriendo la Basílica Nueva, llevándonos Alfredo a poder ver la imagen original de la Virgen de Guadalupe, la cual se pasa en un andador mecánico para que la gente no se quede parada. 

Hicimos la fila para poder verla, la cual se hace bastante rápido, pese a las cantidades de personas que en muchos casos pasan una y otra vez. Bueno, lo mismo terminamos de hacer nosotros, ya que como la pasada es rápida, la gente no termina de rezarle, agradecerle o simplemente sacarle una foto a la imagen de la Virgen.


Es en este tipo de cosas que te hacen preguntar ¿Qué es lo que genera tanta devoción a la Virgen de Guadalupe? 

Tip Viajero 👉 Acá puedes ver en este video la imagen de la Virgen de Guadalupe 

Evidentemente no tengo una respuesta, pero en una sociedad tan marcada por las desigualdades como la mexicana, el mundo popular ha buscado un refugio y su esperanza en la fe religiosa, en la figura de la Virgen de Guadalupe que en santos laicos como ha sido el caso del Peronismo en la Argentina. 

La devoción que tiene el pueblo mexicano no es nueva, incluso la Virgen fue usada por los independentistas como estandarte, como el que portaba el Cura Hidalgo en 1810, lo que demuestra la mixtura existente  en la conformación de México como imaginario de país, es decir,  entre su mitología patriotica y la Virgen y si lo unimos a la simbiosis entre el catolicismo y los cultos de los pueblos originarios  es un lazo aún más fuerte. Dato: la Basílica y el lugar donde se apareció por primera vez la Virgen están en una zona donde había cultos prehispánicos, por ende, la Virgen y la Basílica de Guadalupe instalada en este lugar exacto, es sin duda,  una continuidad con otro nombre de los viejos dioses.

Vista de la Virgen de Guadalupe en la Basílica Nueva

Pero todo lo anterior son cosas que escapan de un blog de viajes. Nos quedamos un rato más en la Basílica Nueva mirando con Alfredo quien explica y responde cualquier duda que uno tenga sobre la Virgen y la Basílica de Guadalupe

Luego nos fuimos  a visitar la Basílica Vieja, la cual si se ve desde fuera se ve ladeada, siendo un claro recordatorio de que la Ciudad México se construyó sobre un lago, lo cual hace que muchos edificios de la época del coloniaje o del siglo XIX se vean chuecos o ladeados.

Basílica Vieja

A diferencia de la Basílica Nueva, la Basílica Vieja es como visitar una iglesia normal, ya que no tiene la cantidad de gente que quiere ver a la Virgen de Guadalupe, pese a que estuvo bastante tiempo acá. 

En ella podrás ver algo de arte religioso como también reivindicación de los santos cristeros,  martíres de la iglesia muertos durante la Guerra Cristera, una guerra religiosa en contra de la Revolución Mexicana durante los años 20 y 30 del siglo pasado (otro recordatorio no tan conocido fuera de México de lo violenta que ha sido la historia contemporánea en este país). Si aunque quieras desconectarte de la realidad mexicana en la Iglesia, es imposible ya que aparece a cada rato aunque quieran colocarla en cajones y hacerte el desentendido.

Interior de la Basílica Vieja

Tras dar una vuelta acá, terminamos nuestro recorrido de más de 2 horas y media. Acá nos despedimos de Alfredo, dichosos de haber visitado el centro del fervor religioso mexicano: La Basílica de Guadalupe. 

¿Es recomendable hacer la visita? Más allá del grado de fe que tengas, sin dudarlo, ya que podrás hacerte una idea de la compenetración de la mayoría del pueblo mexicano con la Virgen, algo que no se entiende a simple vista y sólo visitando la Basílica de Guadalupe puedes comprender de una mejor forma.

Salida de la Basílica por la Calzada de Guadalupe


Tips:

👉  La manera más de llegar es viajar en el metro. Las estaciones del metro de la Ciudad de México que se encuentran cerca de la Basílica de Guadalupe son:


Deportivo 18 de Marzo (línea 3 y combinación con línea 6)  que es parte de la línea 3 Indios Verdes-Universidad es la estación que te deja más cerca si vienes desde el Centro Histórico o Coyoacán. Sólo hay que caminar como 300 metros hasta llegar a la Basílica


 

La otra estacion del metro  que se encuentra cerca es La Villa-Basilica de la línea 6, El Rosario-Martín Carrera, la cual está a unas 2 cuadras de la Basílica, en la Calzada de Guadalupe. 


El pasaje de metro cuesta 5 pesos mexicanos, menos de 0,30 USD, y solo se puede pagar con tarjeta (hasta febrero de 2024 se vendían boletos) que se puede comprar en las taquillas de cada estación o en máquinas automáticas. Más info en la web oficial del metro de la Ciudad de México

👉 ¿Es recomendable hacerlo en Free Tour? Nuestra experiencia fue buenísima y totalmente vale la pena, ya que el guía, Alfredo realmente le pone onda y es bastante atento y servicial. Idealmente hacerla sin apuro ya que puede alargarse. Si te interesa, la puedes reservar acá


Comentarios

  1. Tremendo, yo ya me imagino visitando la Basílica de Guadalupe. Se ve maravillosa!

    ResponderBorrar
  2. Muy interesante la Basilica, la visitamos hace unos años en nuestro viaje a México!

    ResponderBorrar
  3. Nos ha sorprendido la Basílica de Guadalupe, nosotros tampoco somos muy religiosos, pero nos gusta visitar estas obras arquitectónicas que suelen tener en su interior arte interesante. Saludos!!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Aprovecha de escribir tus opiniones, dudas e inquietudes

La política de comentarios que se maneja en Directorio de Micros la puedes consultar acá:

https://www.directoriodemicros.com/p/politica-de-privacidad.html