domingo

Ultima escala: El Rastro de Madrid

El Rastro de Madrid


Tras unos días en Portugal (con atraso de vuelo y noche gratis en un hotel cerca del aeropuerto de Portela) volamos a Madrid en Iberia.
Si en el viaje desde Madrid con TAP nos quejábamos del miserable catering, en el vuelo desde Lisboa no nos dieron nada, por suerte el viaje era corto y en pocos minutos ya estábamos en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Ahí nos comunicamos con el hostal donde pasaríamos nuestros últimos días en Europa para avisarles nuevamente que se nos atrasó el vuelo....y el tipo se quiso hacer el vivo "no...si no nos avisaste", en circunstancia de que le mandamos varios emails para avisar que nos atrasamos por la sobreventa de boletos...pero al final reculó y nos respetó la reservación. 







Tras eso viajamos al alojamientos en el autobús expreso del aeropuerto (ese que te deja en La Cibeles), caminamos hasta el Hostal, dejamos el equipaje y salimos a caminar por un Madrid dominguero pero a diferencia de muchas ciudades en el cono sur, explotaba de vida.  Tomamos desayuno en el primer lugar que encontramos y decidimos ir al mercado del Rastro (feria de las pulgas, mercado persa) aprovechando que era domingo y el día estaba más que espléndido.

Nunca una mejor decisión tomada. Andábamos por la calle de Hortaleza (plena Chueca) así que nos dirigimos en dirección hacia la Plaza Mayor y de ahí tomamos la Calle de Toledo, donde dejamos por un rato a la Madrid moderna y empezamos a entrar a una ciudad que por momentos pareciera que se quedó en 1965 o 1970, como una máquina del tiempo en escala real y humana. Seguimos por la Calle de Toledo hasta llegar a la altura de la Calle de la Ruda en el corazón de La Latina donde comenzamos a ver puestos callejeros.

Habíamos llegado al legendario Rastro de Madrid. Por las calles de la Latina se ven puestos donde encuentras  de todo: ropa, juguetes, antigüedades, obras de arte, discos, accesorios todo lo que se pueda imaginar. Además de ver a los últimos estandartes de la Movida Madrileña dando vueltas casi como fantasmas de un pasado lejano junto con los millenials desencantados de estos tiempos viendo si encuentran alguna prenda, antigüedad o chuchería variada por algunos pocos euros. 


Buscando ofertas en El Rastro de Madrid


Nosotros nos quedamos dando vueltas sin mayor apuro, disfrutando del Rastro. Es inevitable llegar acá y no comprarse algo aunque sea por 1 euro. Pero más allá de las ofertas, este es un rincón de Madrid que no puedes dejar de estar si andas por esta ciudad en un día domingo. Al terminar de dar la vuelta al Rastro comenzó la cuenta final para terminar este periplo que comenzó saliendo de Aeroparque. Nos quedarían unas 36 horas en Madrid para luego volar a Frankfurt y de ahí a Buenos Aires, terminando este periplo pero como siempre sucede, es la pauta para comenzar otros.



Revisando las prendas, El Rastro de Madrid


Tips:

El Rastro de Madrid funciona desde primera hora de la mañana hasta las 13 o 14 horas todos los domingos del año.  No queda muy lejos de la Gran Vía, Plaza del Sol o de la Plaza Mayor y puedes ir caminando sin mayores problemas. Pero si te queda lejos para ir caminando, las estaciones de Metro más cercanas al Rastro son La Latina y Tirso de Molina.

Puedes encontrar ropa desde 1 euro, pero siempre es bueno revisar y ver el estado de las prendas, pero por lo general están en buen estado.

Por lo general se dice que el Rastro es el paraíso de los amigos de lo ajeno. Que los hay, los hay pero tampoco caer en  una desmedida paranoia. Toma las precauciones usuales para evitar robos o sorpresas desagradables.

Si te da hambre dar vueltas, por la zona hay varias cantinas donde puedes tomar una caña y comer unas tapas por pocos euros y seguir dando vueltas por el Rastro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!
Con respecto a la política de comentarios que se maneja en el blog, la puedes ver acá: https://www.directoriodemicros.com/p/politica-de-privacidad.html