22 de noviembre de 2017

Consulados en Tapachula, Chiapas (México)



Tapachula, México (fuente Diario 16)


Mucha gente de Centroamérica e incluso Sudamérica cruza todos los días la frontera entre Guatemala y México a la altura de Tapachula (Chiapas), varios en dirección hacia los Estados Unidos. No es infrecuente leer sobre los diversos problemas de toda índole que sufren los migrantes, por ello, en este posteo te mencionaremos donde se encuentran los consulados de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Ecuador en la ciudad de Tapachula para que puedas tomar contacto con la representación diplomática que corresponda.

Consulado General de Guatemala: Ubicado en la calle Central Poniente s/n esquina 14 Avenida Sir (Edificio Consular)  Primer Piso, Colonia Centro (a pasos del Parque Hidalgo) atiende desde las 9 hasta las 17:30. El teléfono es +52 962 626 1252

Consulado General de Honduras:  Ubicado en  la misma dirección que el Consulado General de Guatemala, el teléfono es  +52 962 642 8150. También posee un sitio en Facebook y su correo electrónico es: consulhondtap@prodigy.net.mx

Consulado General de El Salvador: Ubicado en Central Norte s/n, entre 37 y 39 poniente en la Colonia 5 de Febrero, entre una Farmacia Similares y un taller mecánico, atiende de 9 am a 13 horas y de 14 a 17 horas. Su teléfono es +52 962 118 1361 y su correo es conelsa.tapachula@hotmail.com

Consulado de Nicaragua (Honorario): A cargo de Namibia Fuentes González y se encuentra ubicado en el Boulevard Gustavo Díaz Ordaz 11 Colonia Cedros de Erika. Su teléfono es + 52 962 118 1424 / +52 962 628 6458. Su correo electrónico es nfuentes@cancilleria.gob.ni

Oficina Consular de Ecuador: Ubicado en el mismo lugar que el Consulado de Guatemala y Honduras, su teléfono es +52 962 1181532 y su email es cecutapachula@cancilleria.gob.ec. El sitio oficial del consulado es http://tapachula.consulado.gob.ec/

21 de noviembre de 2017

En Granada: Visitando la Alhambra (Primera Parte)

Vista de Granada desde la Alhambra

Tras una noche tranquila, nos despertamos a la mañana siguiente y lo primero que fuimos a hacer fue averiguar como llegar a la Alhambra desde el centro de la ciudad. Preguntamos en la oficina de turismo situada a un costado de la Iglesia de San Antón. Allí nos dijeron que teníamos que ir a tomar un autobus (micro/pesero/bondi) que nos dejaría directamente en la puerta del Alhambra. Cómo había una cola algo larga y el Alhambra Bus no era más grande que una combi decidimos esperar el siguiente para no viajar tan mal. Por suerte vino otro en apenas 8 minutos así que no subimos y en menos de 10 minutos llegamos a la parada final, llamada Generalife 2, que no es otro lugar que la entrada al Alhambra.  Sin esperar mucho, compramos las entradas y entramos.



Entrando a la Alhambra


Hay que tener claro que la Alhambra no es sólo un palacio sino todo un complejo de construcciones de la época musulmana, más cercana a una ciudadela que a una construcción, pero tras la Reconquista por parte de los Reyes Católicos (si, los mismos que financiaron a Colón a fines del siglo XV, esta fue alterada en parte para construir otras edificaciones como por ejemplo el Palacio de Carlos V o la iglesia de Santa María de la Alhambra.  Pero volviendo al relato, luego de pasar el control de las entradas se ingresa por un largo jardín, el cual es la antesala a todo el complejo. Tras pasar estos jardines, se llega a la parte que fue construida tras la reconquista como lo es el Palacio de Carlos V, el cual desentona con todo lo que lo rodea, no porqué sea horrible sino por que evidentemente está hecho con el fin de marcar la preponderancia del rey católico sobre los musulmanes.




Palacio de Carlos V, La Alhambra




Entrada al Palacio de Carlos V


Alrededor del Palacio de Carlos V se creó un complejo que sirvió para soporte del mismo, aunque hoy en día, son tiendas y kioskos con chucherías para los turistas. Pero más allá de ese detalle, no deja de ser impresionante el dichoso palacio (y eso que todavía no llegabamos a las obras de arte de la época musulmana), sobretodo la entrada. Pero cuando se entra te das cuenta que no es el típico palacio real que uno se imagina, sino que tiene más aspecto neoclásico, sobretodo cuando lo ves desde el interior.



Interior del Palacio de Carlos V


Tras un buen rato aprovechando de recorrer el Palacio de Carlos V ya que algunas partes han sido recicladas como galerías, una de de ellas  (cuando fuimos nosotros) incluso tenía una exposición sobre cantaores y bailaores andaluces en la Cataluña de fines del franquismo. Al dejar el Palacio de Carlos V, comenzaría nuestro verdadero recorrido en la Alhambra: los Palacios Nazaríes y el Generalife, pero eso es ya es otra historia. 


14 de noviembre de 2017

Una vuelta por el centro de Granada

vista de la Catedral de Granada

Tras cerca de tres horas de viaje bastante tranquilo en autobús (micro/camión) desde Sevilla, llegábamos a Granada. Luego de recoger nuestro equipaje, teníamos que ver como salíamos de la Estación de Autobuses para ir a nuestro alojamiento en el centro de la ciudad. Fuimos a preguntar a la oficina de turismo que está  dentro de la terminal, la cual -digamos las cosas como son- está más pensada para vender paquetes turísticos que entregar información útil al recién llegado, pero al menos nos dijeron donde teníamos que tomar el  bus local.   Pero antes de salir para el centro de Granada decidimos  primero comprar el pasaje para viajar a Madrid, ya que a diferencia de Sudamérica los precios de Alsa (la principal operadora española) cambian dependiendo de la demanda y los días, así que para asegurar un precio decente decidimos comprarlos y así no pagar sobreprecio. Luego de esto, fuimos a la parada que se encuentra a la salida para tomar el autobús SN1 que nos dejaría a unas cuadras de donde pasaríamos la noche en Granada.   Pudimos subir al autobús con equipaje y todo, el cual iba lleno hasta las manos pero bueno, a la larga uno se las ingenia en este tipo de menesteres. Tras unos 20 minutos de viaje desde las afueras de la cuidad entramos a Granada, la que a simple vista se ve diferente a Sevilla. El hecho de que sea una ciudad universitaria y centro económico regional (con su correspondiente burguesía) le da un aire diferente al sevillano, donde aparentemente las apariencias y el estatus social son más claros y diferenciadores. Tal vez el hecho de haber sido la última gran ciudad en poder de los árabes en España, el orden social granadino es más compacto y reacio a los cambios, pero bueno, no vengo a hacer de Bourdieu pero son cosas que no dejan de llamar la atención.

Callejón de la Alcaicería, Granada

Nos bajamos a un costado de la Catedral, en frente de la plaza de los Reyes Católicos. Ahiícaminamos unas cuantas cuadras hasta encontrar el alojamiento que teníamos reservado (Hostal Verónica). Tras registrarnos y dejar las cosas, salimos a dar una vuelta a Granada. Como decíamos, esta es una ciudad bastante diferente a Sevilla, puesto que en Granada quedan de manera mucho más importante las huellas del pasado musulmán, sólo con decir la Alhambra (la cual íbamos a ir el día siguiente) o la Alcaicería (mercado de artesanías en pleno centro) bastan como ejemplos. El centro es como un pequeño Madrid, con mucho movimiento y tiendas, pero si te alejas unas dos o tres cuadras en dirección al camino de Ronda o tomas la calle Trajano, ya es una ciudad bastante diferente, bastante menos glamorosa que en los folletos. Pero más descubriríamos de esta ciudad cuando fuimos a la Alhambra, pero eso ya es otra historia.

vestidos flamencos, Granada
Granada, algunos tips: 

- El transporte público es barato en Granada, ya que el pasaje cuesta € 1 ( 22 ARS/ 739 CLP). Un taxi hacia el centro desde la estación de autobuses puede partir desde unos  € 7.

- Las líneas de autobuses que pasan por la terminal son: 121, N4, SN1, SN2 y SN5. El SN1 te deja en el centro.

-  Dormir es barato en la ciudad, ya que la oferta es amplia. Un alojamiento bueno, bonito y barato en el centro de Granada es el Hostal Verónica (calle Ángel 15 y 17). Habitaciones limpias con baño y wifi más que aceptable. Personal amable.

- Si quieres ahorrar en comida y no quieres gastar en restoranes, en pleno centro hay un Supermercado del Corte Inglés (Carrera de la Virgen 20-22) con buenas ofertas y puedes comprar literalmente de todo. Abierto de 10 a 22 horas. También hay un supermercado algo más lejos, pero  a una distancia caminable: La Plaza de Día, ubicado en la calle Martinez Cámpos n° 11. Aunque eso sí, hay también bastantes doner kebabs y cafés por toda la ciudad pero no muchos bares de tapas al estilo madrileño.

- ¿¿Eres fanática del Flamenco y quieres tener zapatos y ropa de la que usan los bailaores??? Es más que recomendable la tienda El Rocío donde podrás vestirte de pies a cabezas a buen precio (lo sé por compramos  una serie de encargos a parientes que gustan del Flamenco).  El Rocío está  ubicada en  la calle Capuchinas N° 8.  También tiene  una sucursal en Málaga.