15 de febrero de 2018

De Villa Crespo a Tokio! Nueva York acá llegamos

Aterrizando en el JFK, Nueva York




Tras un largo viaje que había partido en Villa Crespo y que tuvo como escalas Mendoza, Chile y Ciudad de México, estábamos en nuestra primera parada: Nueva York. Llegamos cerca de las 16:00 horas al aeropuerto John F. Kennedy conocido universalmente como JFK. uno de los tantos aeropuertos que dan servicio al área metropolitana de la gran manzana. Salimos del avión en la Terminal 1 del JFK para dirigirnos a hacer migraciones.

Acá nos encontramos con que hay que hacer un chequeo de tu pasaporte con una máquina que escanea la visa -en el caso de que la tengas- además de la página donde se encuentran tus datos personales y que tras sacar una foto tuya y tomar huellas digitales de la mano izquierda o derecha, la maquina te imprime una especie de ficha con tus datos con la cual pasas a timbrar tu pasaporte con un agente migratorio. A nosotros nos tocó un tipo muy amable, simpático y que realmente nos trató bastante bien.



Formulario aduanero estadounidense



En el trámite de control de pasaportes  nos demoramos menos de 10 minutos en todo ese proceso. Listo, ya pasamos los controles y  salimos del área de control migratorio, dejamos el formulario aduanero (que nos fue entregado en el avión) y fuimos a buscar el equipaje, el cual ya estaba en la cinta (banda/carrusel), así que nos dirigimos a la salida del Terminal 1.


¿Y ahora como llegábamos hacia el centro de Nueva York? Para salir del aeropuerto hay varias opciones (taxi, airtrain (monorriel)+metro, shuttles (combis) y autobuses. Descartamos el metro, ya que sabíamos que para ir con equipaje el metro de Nueva York (luego hablaremos de el) no hay escaleras mecánicas y tras muchas horas de estar viajando...llegábamos más encima a una hora de alto movimiento (16:30 horas) Nosotros escogimos para dejar el aeropuerto JFK, los autobuses de NYCAirporter los cuales por unos 18 dólares por persona (360 ARS o 10800 CLP) van desde el JFK hasta las cercanías de la Estación Grand Central y del Hotel Pennsilvania. Pero eso sí, el viaje no para nada es rápido, ya que demora cerca de 1 hora o más, dependiendo del tráfico que te encuentres...eso es lo primero que llama la atención cuando aterrizas en los Estados Unidos (luego lo veríamos también en Los Ángeles y San Francisco)...la inmensa cantidad de automóviles que pueblan las rutas y autopistas.  Lo que nos llamó la atención es el sentido del espectáculo que tienen los estadounidenses y todo en función del dinero, comenzando con el chófer del autobús, se ponía a cantar con los pasajeros, reirse a carcajadas a lo Eddie Murphy o decir  cosas del tipo "Welcome to New York, the Biggest City in the World" cada vez que subía gente, a cambio de todo eso, había que pasarle una propina (mínimo 1 dólar)  al pasarte el equipaje en la parada del autobús.  Caminamos unas cuadras desde los alrededores de la Grand Central -lugar donde nos dejó el autobús- hasta el Hotel que teníamos seleccionado, el Hotel 31, el cual para los cánones neoyorkinos es bueno, bonito y barato, y lo mejor sin cargos adicionales. Pero, bueno, ya estábamos en Nueva York y había que aprovechar la estadía, pero lo que sigue ya es Historia

Nueva York, 2018



Tips:

El control migratorio a la llegada depende en el fondo del agente que te toque. Si es buena onda, no tendrás problemas, sino te puede tener 20 minutos con preguntas de todo tipo. El hecho de que tengas una Visa o una autorización ESTA no asegura la entrada. Debes dejar claro que no te vas a quedar en el país.

En el control aduanero en el aeropuerto JFK como en cualquier aeropuerto (sea nacional o internacional) estadounidense, la revisión del equipaje  crees que es al azar, pero lo más probable que fue revisado y escaneado al menos. Al menos una vez, en San Francisco volando a Tokio nos dimos cuenta que el tío Sam nos abrió el equipaje, dejándonos una nota por ello (no tocaron ni rompieron nada)

Hágase idea de que en Nueva York lo de las propinas es algo serio, ya que hay que dejar una propina fija de un 15% -ya viene en la cuenta-  mas los impuestos  que son un  8,8% en restoranes con mantel bonito, la que no tienes que dejar en los fast food, café tipo Starbucks o pizzerias económicas aunque todos tienen su tarrito para monedas. También se deja propina en el transporte -tanto los taxistas como choferes de autobuses esperan su billete de dólar- como también el maletero en hoteles finos y un largo etc...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees en este blog? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!