4 de abril de 2014

De Tilcara a La Quiaca y una frustrada visita a Villazón

De Tilcara a La Quiaca: Terminal de Micros de Abrapampa, Jujuy


Tras ir a Humahuaca y a Salinas Grandes, teníamos que ver que hacíamos. Nos habíamos quedado un día más en Tilcara y tras divagar, decidimos ir a La Quiaca y de pasada, pasar a la vecina Villazón, en Bolivia. Pese a estar a 3 horas de Tilcara, es bastante  fácil llegar a ella, ya que prácticamente todos los micros (buses) que van a La Quiaca, pasan por Tilcara. Salimos del hotel a la terminal (1 cuadra y media de distancia) a esperar algún micro de paso. No pasaron ni 10 minutos y llegó el primero con destino a La Quiaca, un Jama Bus, atestado hasta más no poder, sucio (había hasta pañales en los asientos), pero  subimos y no había asientos pese a que el chofer decia "hay asiento". Le replicamos que no, que no había donde sentarse y no íbamos a estar 2 o 3 horas viajando parados y más encima, pagar lo mismo que los sentados (62, 50 ARS, febrero de 2014). El tipo nos insistio hasta el último minuto de que habían asientos....el colmo de la sinvergüenzura.

Terminal de Ómnibuses de La Quiaca, Jujuy
Así que decidimos esperar al siguiente micro,que era uno de la empresa "Panamericano". Este al menos tenía asientos vacíos, así que decidimos viajar en el. El viaje fue de 3 horas y sólo tuvo paradas en Humahuaca y en Abra Pampa, llegando a La Quiaca antes de las 11:30 de la mañana.  De ahí tomamos un taxi a la frontera (éramos 3) por 13 pesos (1,2 dólares, febrero de 2014). Mientras íbamos hacia el puente, el taxista nos contaba que como consecuencia de la fuerte devaluación del peso argentino, los precios en el lado boliviano eran realmente inalcanzables y que por ello muchos negocios estaban cerrando, en otras palabras, Villazón ya no es lo que era.

Llegamos a la frontera y nos encontramos con una situación muy diferente a la de la última vez que fuimos a Villazón: a los que iban de paso, se les hacía el control migratorio como si se fuera a La Paz o Oruro, lo cual todo bien si es que por ambos lados del río que divide La Quiaca a Villazón  no cruzaran gran cantidad de ilegales cargando toda clase de contrabando o cruzando sin tener que pasar por las formalidades burocráticas.....lo cual dió algo de rabia ya que teníamos la idea de estar un par de horas en Villazón, para más encima comernos una hora saliendo de Argentina y otra para entrar a Bolivia, mientras otros tantos pasaban el río como si nada. No queríamos ni pensar cuando tuvíeramos que volver a Argentina, dado que por los controles por las compras en el exterior que realiza la AFIP (administración federal de ingresos públicos, ente impositivo argentino) el retorno podría ser demorado.  Esto y otras razones nos hicieron abortar el plan de ir a Villazón, así que pensamos....al menos almorcemos acá. Pero a los pocos minutos, en una mirada sinoptica a los precios de los restoranes en La Quiaca, estos eran bastante más caros que Tilcara, Humahuaca o Purmamarca, lo cual nos hizo tomar una decisión: volver.


Restoran del Terminal de Ómnibuses de Tilcara, Jujuy
 Así que volvimos a la Terminal de Ómnibuses de La Quiaca,  para tomar un micro que nos devolviera a Tilcara. Ahí nos encontramos con un verdadero caos organizado, con una reventa de boletos mayor a la capacidad del micro, ya que muchos viajaron parados hasta Abra Pampa u otras localidades cercanas, lo cual está bien para un micro local, pero no que hace un viaje de más de 300 kilómetros entre La Quiaca y San Salvador de Jujuy.  Pero bueee, el viaje fue relativamente tranqui, aunque ya estaba arreciando el hambre, así que cuando llegamos a la Terminal de Tilcara, fuimos al restoran que estaba allí para comer sopas a 5 ARS (si, tal como lee el lector,) y que al ver la cuenta tras tomar y comer, llegó a la conclusión de que en Buenos Aires nos ven la cara con  los precios, pero bueno esa es otra historia....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Tienes alguna duda, pregunta, inquietud o simplemente quieres dar tu opinión sobre lo que lees? Aprovecha de comentar acá y decir lo que piensas. ¡¡Más informados estemos mejor viajaremos!!